domingo, noviembre 18, 2007

LA COLUMNA DEL DOMINGO


EL NEGOCIO DE LA DELINCUENCIA

Ernesto Rivas Gallont

Cuando Wackenhut se inició en el país en 1986, las empresas de seguridad eran solo un ocho. Hoy han proliferado exponencialmente a más de 200 y su control se escapa de las manos de las autoridades de seguridad. Muchas de las empresas actuales son propiedad de ex militares, de funcionarios allegados al gobierno y de más de un diputado.

Rudy Giuliani, el ex alcalde de Nueva York, marcha a la cabeza de los aspirantes a la candidatura presidencial del partido Republicano en Estados Unidos por varias razones, pero una destaca. A él se le atribuye que el crimen y la violencia que un día flagelaron a la principal ciudad de Estados Unidos, haya llegado a ser, gracias a la inflexible postura de Giuliani contra el crimen, una de las más seguras y por su liderazgo durante la crisis del 11 de septiembre de 2001.

Giuliani sigue punteando entre sus colegas Republicanos, a pesar que su ex director de policía de Nueva York, el Comisionado Bernard Kerik, quien compartió con Giuliani el éxito logrado en esa ciudad, ha sido acusado de evadir impuestos y corrupción.

Fui responsable de la venida a El Salvador de Wackenhut en 1986, una de las tres firmas de seguridad privadas más importantes de Estados Unidos, tras ganar la licitación para brindar servicios de seguridad diplomática a la embajada norteamericana en El Salvador. Desde entonces Wackenhut ha concursado todos los años y siempre ha sido favorecida con la adjudicación del importante contrato.

Fui socio de Wackenhut de El Salvador durante los diez primeros años de su permanencia en el país. Después de ese tiempo, la familia Wackhenhut nos compró nuestra participación en la empresa. Tiempo después, Wackenhut fue adquirida por la empresa multinacional Group 4 Securicor plc, la firma de seguridad más grandes del mundo, con operaciones en 100 países y más de medio millón de empleados.

Cuando Wackenhut se inició en el país en 1986, las empresas de seguridad eran solo un ocho. Hoy han proliferado exponencialmente a más de 200 y su control se escapa de las manos de las autoridades de seguridad. Muchas de las empresas actuales son propiedad de ex militares, de funcionarios allegados al gobierno y de más de un diputado.

La seguridad empresarial surge de la necesidad de prevenir acciones o actividades ilícitas o inapropiadas. Antes del surgimiento de las empresas especializadas, la seguridad estaba a cargo de conserjes o porteros cuyo trabajo era controlar la salida de bienes y materiales de propiedad de la empresa y evitar el acceso a personas no autorizadas.

En su concepto más amplio, la seguridad no se limita a guardias armados protegiendo a una empresa o personas. El concepto es extenso, que va desde lo mencionado, hasta automatización de edificios, pasando por alarmas, transporte de valores, y tantos otros.

En El Salvador, la “industria” de la seguridad florece por la incapacidad del gobierno de garantizar la seguridad de los ciudadanos. Y en la medida que la delincuencia no se controle, esa necesidad continuará. Es allí donde hay que ponerle mucha atención a lo que está sucediendo.

Existe una “Ley de los Servicios Privados de Seguridad”, creada por Decreto Legislativo 227 del 14 de diciembre de 2000, publicado en el Diario Oficial del 24 de enero de 2001, que coloca a todas las empresas que prestan servicios de seguridad, bajo la jurisdicción del Ministerio de Seguridad, a través de la Policía Nacional Civil.

Las empresas registradas, como cualquier otra, deberán someterse a las leyes, reglamentos y disposiciones relativas del país. Pero es el caso que muchas de ellas violan las leyes, y no solamente la de los Servicios Privados de Seguridad, sino que también violan flagrantemente el Código de Trabajo, pagando salarios por debajo de los mínimos establecidos, no enterando las retenciones de sus empleados al Seguro Social y a las AFPs, entre otras tantas.

A ciertas empresas de seguridad, ocasionales, no les conviene que el crimen y la violencia se controlen. No es difícil pensar que a algunas empresas les conviene que los índices de crimen no disminuyan y, si fuera posible, que aumentaran.

En El Salvador, como en muchos otros países del mundo, estamos sufriendo de una severa crisis de violencia. Los índices de criminalidad se sostienen o tienen una disminución imperceptible. De continuar esa tendencia, en El Salvador el crimen y la violencia podrían llegar a superar la muerte y el caos de la devastadora guerra civil.

En países pobres como el nuestro las consecuencias de esta situación son terribles. La delincuencia incrementa los costos de operación y producción de las empresas y hace que el país sea menos competitivo. Los altos índices de criminalidad también ahuyentan a las nuevas inversiones.

Moisés Naím, director de la prestigiosa revista Foreign Policy, dice en un artículo reciente “La Pandemia Oculta”, que “los expertos están de acuerdo en que el crimen prolifera cuando se combinan tres factores: un porcentaje elevado de varones jóvenes, muchas drogas y fácil acceso a las armas. La desigualdad económica y la urbanización también aceleran las tasas de criminalidad”.

El fácil acceso a las armas resulta del negocio protegido de personas inescrupulosas con poder político de la venta de armas.

Si a lo que dice Naím agregamos la poca efectividad de los programas de reducción del crimen y la violencia, tenemos entonces una situación que puede volverse incontrolable, que afectaría seriamente a toda la sociedad.

Las empresas de seguridad deben ser responsables por su acción o inacción y tienen que reunir características precisas que deben ser constantemente monitoreadas por autoridad competente. Ellos y sus contratantes deben cumplir y hacer cumplir las disposiciones legales, con especial atención a las laborales.

Por esa razón, el gobierno tiene la obligación de ejercer un estricto control de las empresas de seguridad, teniendo especial cuidado que los contratos públicos no se adjudiquen por favoritismo a compañías inescrupulosas que solo ven el beneficio particular de sus propietarios.

A falta de esos controles se corre el serio peligro que el crimen organizado se infiltre en empresas de seguridad y que se convierten en un vehículo ideal para implementar sus oscuras actividades.


San Salvador, domingo 18 de noviembre de 2007


Hasta mañana, si Dios quiere.



10 comentarios:

Dr. Chinchilla dijo...

Don Ernesto:

Lo que se le olvido comentar (creo que usted lo sabe mejor que yo) es que al final todo lo que las empresas le pagan a estas empresas de seguridad es TRASLADADO a los usuarios y al final los Salvadoreños terminan pagando esos costos.

De acuerdo.... el Gobierno deberia dar esta seguridad y ahorrar millones a los usuarios pero como usted lo "insinua" posiblemente hay gato encerrado en este negocio y mientras personeros de Gobierno tengan "acciones" en estas empresas por que van a querer que la violencia disminuya?

Por que el gobierno va a disminuir esta violencia si muchos de ellos se estan lucrando?

En nuesto "pueblecito rural" (llamado El Salvador , por cierto)es asi como ha funcionado todo por muchas decadas.

Mire los buseros , solo les basta tener un par de diputados que tienen acciones en el negocio para hacer lo que les venga en gana. Y esta "industria" de seguridad es mas peligrosa y creo a mi logica con mas poder

Solo me recuerda a los tres chiflados trabajando de fumigadores de ratas, ellos mismos ponian las ratas y despues llegaban a ofrecer sus servicios.
Esto NO es precisamente lo que ellos han hecho puesto que no podemos hecharle la culpa a estas emnpresas por nuestra guerra o violencia , pero tal como esta la cosa ahora , muchas empresas, personeros de Gobierno etc. Lo ultimo que quieren es que que se "prescinda de sus servicios" con una efectiva seguridad provista por el Gobierno.

LO LOGICO si es que todo en nuestro pais "Esta mejorando" y "vivimos en un paraiso donde la pobreza se ha erradicado" es que las empresas de seguridad esten disminuyendo, pero los gobiernos se hechan de brazos cruzados y como al final el usuario lo paga , pues de una u otra manera "el problema se resuelve" (A que costo vaya !!)


Gracias por su sinceridad en aclararnos que usted fue parte del "bussiness" tambien.

saludos

Dr. Chinchilla

Jorge dijo...

Saludos don Ernesto y colegas del blog.

Hace unos meses comenté que el mejor negocio de muchos poderosos son las maras. Unos tienen sus propios escuadroncillos de la muerte, otros tienen sus distribuidores de droga..y...otros tienen la justificación de tener empresas de seguridad. A muchos les conviene que hayan maras. A pesar que salen hablando tanta babosada por los medios de comunicación y hablar de la mano dura, mano super dura, mano de piedra duran y no sé que otas manos, le sacan el jugo al miedo y la inseguridad que se vive a diario. Las colonias nuevas, en su mayoría, ya van con vigilancia privada o con alarmas, etc. A otros que les super conviene es a los traficantes de armas (legales e ilegales). Sería bueno saber quienes son esas empresas que menciona don Ernesto. No digo que él las diga, pero sí que si se pudiera investigar y se diga sin miedo que empresas incumnplen. Así como salió lo de la multa a los bancos, sería bueno conocer que empresas de seguridad son las que andan en chanchuyos.

Por cierto, interesante la revista Enfoques de este día en la prensa gráfica. Sale un artículo de las bartolinas de la PNC en Zacamil y una entrevista con el Dr. Héctor Silva.

Pasen un felíz domingo de pupusitas....mmmmm

Jorge Eduardo López Alvarenga

raul armando Interiano dijo...

El "negocio" de las empresas de seguridad es producto del ambito violento que es producto de la pobreza. Sostengo que la pobreza y la violencia van de la mano. Mientras no se aminoren las razones de la pobreza, habrá violencia y la gente buscará cómo protegerse, incluso contratando empresas de seguridad.

Mientras las empresas de seguridad cumplan con su cometido, alarmarse de su existencia y preocuparse sobre posibles aspectos abusivos de su actividad es tan solo especular.

Ni este ni ningún otro gobierno va a tener el deseo de ejercer un estricto control de las empresas de seguridad, cuando miembros del mismo gobierno las utiliza como proteccion.

Lo que un gobierno puede hacer, es atacar las raíces de las causas de la violencia - la pobreza causada por la falta de educacion de las masas.

Pero por si alguien de este gobierno esta interesado en ayudar a educar a las masas, los invito a ver el siguiente sitio web:

Computadoras con autogenerador, para niños del tercer mundo

Saludos,

Armando

Carlos dijo...

Ha sido muy valiente con este artículo, don Neto. En realidad, se está metiendo en un tema muy sensible y espinudo. Le sugiero para su seudónimo, "Benito Carlos de León".
El negocio de la seguridad privada, indiscutiblemente está ligado al de la delincuencia.
En el libro "Las cloacas del imperio" de Santiago Camacho, éste sosatiene que la CIA es la máxima autoridad en el negocio de la droga y la creadora del "crak", que fue introducida en las comunidades negras, donde surgió el movimiento por los derechos civiles. Así, hay toda una generación perdida, de 10 a 40 años y los hijos de éstos están siendo educados por los abuelos, gente decente, que vivió todo el movimiento y participaron en la marcha de Martin Luther King, los que tienen que luchar una batalla perdida contra una maquinaria delincuencia que los pierde pasados los diez años.
Comparando, el "crak" ha sido metido en nuestro país, en las comunidades marginales, donde naciera el apoyo a la guerrilla.
¿Será que nos están pasando la factura?
Carlos.

Anónimo dijo...

La UF, USA.
Saludos para Don Neto y los demas blogeros de los domingos.
Estudios serios acerca de el Salvador y su alto nivel de crimen y corrupcion apunta a que el GOES no esta actuando seriamente y que mas bien es un fachada para mantener ala sociedad salvadorena, en la era de la post guerra, todavia cautiva y rehen por su propio gobierno y sus tentaculos, me refiero alos diputados. Es harto conocido que la violencia ahuyenta la inversion extranjera, todo mundo conoce de las maravillas que el pais presenta para hacer negocios aqui, pero toda la inversion se va a otras partes de America Latina, aun Nicaragua tiene mas acogida que nosotros. Porque entonces no se soluciona el problema de la criminalida? reportes de las Naciones Unidas años tras año han dicho que esta violencia extrema cuesta ala sociedad salvadorena billones de dollares y parte de ello se gasta en seguridad que luego es cobrada al comsumidor al cual nadie defiende. Me gustaria Don Neto que este tema sea mas discutido y me parece valiosa la informacion que usted conoce de primer mano.
No es justo que el pais haya vivido tantos años de violencia politica y ahora que se supone se estubiese finalizando el periodo de reconstruccion, estemos retrocediendo, parece que todo apunta a un mal drectamente relacionado con tener un partido y empresa privada (Saca & ANEP)desmantelando las pocas instituciones que se supone un pais moderno debiese de tener. Es imperante el relevo de otra fuerza politica para que se cambie esta cultura de robo, con una maquila completa de leyes a favor de los siempre mafiosos de siempre. El pais es tan probre y no puede sostener mas una peste de este calibre. Sera que esperan que todos los desgraciados y pobres del pais se largen y los dejen a ellos solos? La immigracion masiva debe de pararse, pero tambien debe de pararse el rumbo equivocado que el pais ha dado con esta gente ala cabeza. No quiero sugerir que el Frente es el ungido para tomar las riendas del GOES. En ningun momento creo esa gente traeria algo nuevo. El calvario continua para El Savador que ironicamente nunca se ha podido salvar asi mismo.

Anónimo dijo...

El capitán Interiano nos dice :
"Mientras no se aminoren las razones de la pobreza, habrá violencia y la gente buscará cómo protegerse, incluso contratando empresas de seguridad."
Don Ernesto, por favor hágale llegar al capitán la dirección de Paquito Flores o por lo menos algunos de su discursos en los que él sostiene que en El Salvador la pobreza ha sido erradicada.
Pero aparte de eso, las razones de la pobreza que como consecuencia causa violencia, no han sido atacadas por el gobierno con sentido humano o sí? con la red solidaria? que sin demeritar la idea, no amonta ni a una curita puesta sobre un machetazo.Que tal unos cuantos millones para Educación? que bien pueden provenir del presupuesto del Ministerio Defensa y Seguridad Pública ( si así como se escribe SEGURIDAD PUBLICA).
Pero bien, la segurida como empresa es un negocio y aprentemente un buen negocio y esta nuestra economía miope que ha endiosado el mercado, tiene que agachar la cabeza. Y el Pueblo? Bien, gracias.
Que tengan un buen día del pavo allá en "America" y aquí en El Salvador un buen día de los "turkeys".
Kijo-t

Anónimo dijo...

Señoras y señores: Un dato revelador sería saber con seguridad cuantos agentes tiene la PNC, y cuantos miembros tienen las empresas de seguridad. Me da la corazonada que son más los miembros de las agencias de seguridad que los de la PNC. Solamente.

Anónimo dijo...

Excelente Don Neto y buenas noches a todos. Mi opinion es que si hay correlacion y causalidad entre inseguridad/criminalidad y apogeo de la "industria de la seguridad", con sus obvios nexos con el Gobierno via personeros que las poseen o se lucran de ellas.

Lo que me parece enganhoso en otro comentario es asociar la pobreza con la violencia en el sentido de que el pobre la provoca, si asumimos que eliminando la primera desapareceria la segunda. Este es un argumento que hay que clarificar, porque parece estar sesgado de un prejuicio contra los pobres...los que por "porta cara" son vistos mal.

Me parece que la pobreza, la mayor expresion de la violencia de los pudientes y de la complicidad pasiva de todos los que somos acomodados, educados y conscientes, es en todo caso un "ambiente" o "condicion" donde puede florecer violencia. Algunos hechos violentos de jovenes pobres parecen "contestatarios" ante un sistema injusto.

Pero el punto que hay que plantearse es ?y la violencia de los ricos?, la que se produce por el robo, corrupcion, evasion, escudrones a su servicio limpiando las calles de ninhos "que portan cara", los raudos vehiculos del anho que atropellan y salen a la fuga, los salarios de hambre...

Los vecinos de los barrios pobres no pagan a Wackenhut. Los de Wackenhut no los protegen a ellos. Hay que eliminar la pobreza, definitivamente, pero la violencia tiene otras raices que habria que remover tambien.

Un abrazo, Don Neto
Valiente

Anónimo dijo...

"Computadoras con autogenerador, para niños del tercer mundo"

Por que no les dan agua potable, minima comida y servicios medicos antes que una computadora?

Anónimo dijo...

Pues le ha tocado los huevos al tigre. Ojala Dios lo proteja y váyase por la sombra, no vaya a ser el tuerce..

Valiente, Don Neto

Felicitaciones