domingo, noviembre 11, 2007

LA COLUMNA DEL DOMINGO


HOY EN EL FMLN

Ernesto Rivas Gallont

Probablemente, Mauricio Funes no sería hoy candidato presidencial, si un colega suyo, comunicador también, no hubiese pasado por la misma metamorfosis de joven estudiante de cuna humilde, hasta llegar a la primera magistratura del país.

Todo está listo para que hoy, en su convención nacional, el FMLN oficialice su fórmula presidencial para las elecciones de marzo de 2009. Mauricio Funes culmina así su metamorfosis de joven estudiante de cuna humilde, hasta candidato para la primera magistratura del país. Falta, sin embargo, el peldaño más difícil que, solo el voto de los ciudadanos, le podrá otorgar, eligiéndolo al elevado cargo.

Probablemente, Mauricio Funes no sería hoy candidato presidencial, si un colega suyo, comunicador también, no hubiese pasado por la misma metamorfosis de joven estudiante de cuna humilde, hasta llegar a la primera magistratura del país.

El Salvador ha cambiado. Lejos están los días cuando el país estaba sometido a la voluntad del organismo militar, que gobernó la nación y a los salvadoreños durante casi medio siglo, desde 1931 hasta cuando el último de su clase fue derrocado en 1979.

Durante 50 años el país formó parte de una élite sui géneris, vigente en cuatro de los cinco países centroamericanos (en 1948, Costa Rica había roto filas con esa fraternidad), que resultó de le hegemonía ejercida desde siempre por grandes corporaciones estadounidenses, que a ciencia y paciencia de los nativos, hicieron de nuestros países, sucursales de sus intereses corporativos, asociados con las fuerzas económicas que gobernaban la región.

Pasaron los años, pero no cundió la experiencia. En la década de 1970, jóvenes estudiantes, sintiéndose frustrados por la inacción e incapacidad del sistema de ofrecerles mejores alternativas, comenzaron a expresar su descontento pacíficamente, desde sus pupitres en la Universidad Nacional. Esas manifestaciones de inconformidad fueron aumentando su volumen, hasta que decidieron hacer oír sus quejas a la brava.

Comienzan a manifestarse públicamente usando como armas los gritos, piedras, pintura y pancartas que tuvieran a la mano y los gobiernos militares, pésimamente conducidos por pésimos dirigentes, deciden reprimirlos con la fuerza de las balas.

La juventud enardecida alienada por la fuerza se repliega y decide buscar otras formas para hacerse oír; su propia violencia, secuestros y extorsión.

Mientras tanto, la jerarquía corporativa, en una extraña alianza con militares desafectos, la Iglesia y políticos de oposición, entablan un diálogo, que culminaría en la máxima expresión de descontento, el derrocamiento del último presidente militar, el Coronel Carlos Humberto Romero.

Pero el súbito cambio no solo no satisface a las fuerzas (porque a esas alturas ya eran fuerzas) de los inconformes, sino que divididos como estaban, deciden optar por la revolución armada, para hacerse oír e instituir en el país un régimen socialista. Otros de su misma especie, buscaban ir más allá y querían emular a sus compañeros en Nicaragua para convertir el sistema de una dictadura militar a una dictadura comunista.

Así divididos, Fidel Castro convoca a la Habana a los cinco grupos que más se habían identificado con el proceso de desafección popular que habían optado por la lucha armada, por encima del esfuerzo democrático generado al derrocar al Coronel Romero.

Surge de esa convocatoria en la Habana el FMLN, quien así conjurado recibe promesas de apoyo militar de parte de Castro, que también compromete asistencia adicional desde otras naciones las que, al igual que Cuba, buscaban instituir regímenes de corte comunista en la región, como ya lo estaban haciendo en Nicaragua.

Había comenzado una guerra civil que desangraría al país durante los siguientes 12 años.

Mientras tanto, otro movimiento brota desde el entusiasmo y carisma de un joven oficial de inteligencia militar, quien pronto logra una importante audiencia nacional, configurada, principalmente, por empresarios que veían sus intereses amenazados por un gobierno aun incoherente, que tomaría medidas confiscatorias contra grandes intereses corporativos y agrícolas.

Esta nueva agrupación reúne en su seno a personas que deciden combatir a su adversario por sus propios medios. Y se origina en el país un reino de terror, como nunca antes experimentado en la historia, conformado por asesinatos, secuestros, destrucción con explosivos de propiedades públicas y privadas y otras formas de combate político poco ortodoxas.

Así tenemos los actores de este catastrófico drama; un gobierno débil e incoherente, un ejército que no se encontraba a sí mismo y dos movimientos políticos uno en las montañas y otro en las ciudades, mientras el mundo observaba espantado, lo que ocurría en este diminuto país centroamericano.

Casi simultáneamente había surgido en Estados Unidos un nuevo gobierno de corte conservador, que preocupado por la amenaza del comunismo en la región y el peligro que significaría para su propia seguridad nacional, dispone impulsar su propia agenda para acelerar un proceso democrático donde prevalezca la razón y el sentido común.

Las elecciones en El Salvador de 1982 y de 1984 fueron parte primordial de ese plan diseñado en la Casa Blanca de Ronald Reagan. De las primeras surge un gobierno provisional encabezado por el Dr. Álvaro Magaña y de las segundas un gobierno legítimamente electo, encabezado por el Ing. José Napoleón Duarte.

Pero la guerra fraticida continuaba y los muertos suman millares y millares. Y la destrucción del país parecía nunca terminar e imposible de recuperar, si fuera que algún día tuviese fin.

La guerra se libraba en tres frentes. Uno desde las montañas contra todos; otro desde el ejército contra la guerrilla en las montañas y otro en el frente político de un partido fuerte de derecha, contra un partido frágil sostenido por el poder fáctico de los Estados Unidos.

Pero la guerra no parecía dar tregua, ni el gobierno parecía poder entablar un diálogo serio para terminarla. Tuvo que darse movimientos foráneos provenientes de grupos como Contadora y los Países Amigos de El Salvador, además de los buenos oficios de la Casa Blanca en Washington, para que surgiera una tenue luz al final de un largo y oscuro túnel.

La luz se encandeció y el túnel se acortó cuando ARENA asumió el control político del país y espoleado desde afuera, reconoce la necesidad de negociar una paz digna para ambas parte en conflicto. El proceso no fue fácil, pues había quienes, desde ambos lados, se oponían ferozmente a negociar y prefería perseguir la opción armada, hasta el final, como decían unos o hasta el tope como decían otros.

El tortuoso camino “desde la locura hasta la esperanza”, fue difícil, pero contó con la buena voluntad de quienes, en ambos campos, estaban convencidos que negociar era la única forma de terminar la guerra.

Enero de 1992 vio la firma de los Acuerdos de Paz, con el mundo asombrado de testigo. La guerra de las armas había terminado. Hoy se abría un nuevo campo de batalla. Los otrora guerrilleros cambiaron sus uniformes de fatiga por sacos y corbatas y se convirtieron en un partido político, que sin abandonar la ideología por la que lucharon con rifles y pistolas, depusieron las armas e hicieron del recinto legislativo su nuevo campo de batalla.

De la noche a la mañana el escenario político había cambiado. El Partido Demócrata Cristiano, de un partido mayoritario en el gobierno se convierte en un partido muy pequeño con escasa voz política. ARENA y el FMLN son hoy, por mucho, los partidos mayoritarios.

Por cuarta vez en su historia como partido, el Frente se prepara para participar en una contienda presidencial. Pero ha pasado por una metamorfosis desde un partido dirigido por el legendario secretario general del Partido Comunista Salvadoreño, hasta hoy que la dirección dando señas de conciencia política decide mostrar otra cara y nomina a un foráneo, en la persona de Mauricio Funes, para que luche por una victoria política. Le impone, sin embargo, a un compañero de fórmula de la vieja guardia, de los que lucharon a brazo partido en las montañas, cuya ideología es reconocida generalmente.

Más tarde este día se darán cita los del partido rojo, pero su candidato, seguramente, vestirá camisa blanca.


San Salvador, domingo 11 de noviembre de 2007


Hasta mañana se Dios quiere

12 comentarios:

El Anima de Farabundo Marti dijo...

Los dedos (no la cabeza) del Embajador Rivas escribieron lo siguiente hoy: "El Salvador ha cambiado. Lejos están los días cuando el país estaba sometido a la voluntad del organismo militar, que gobernó la nación y a los salvadoreños durante casi medio siglo, desde 1931 hasta cuando el último de su clase fue derrocado en 1979."
He aqui el error garrafal que comete el Embajador: El Salvador NUNCA estuvo bajo el mando real de los militares; éstos y todos los demás, han estado y siguen estando bajo el mando del GRAN CAPITAL.
Prueba de ello es la siguiente: Desaparecieron los militares de la escena política, y El Salvador sigue jodido. Por lo tanto, LA LOGICA indica que la razón por la cual se perpetúan las injusticias en el país, no es el "organismo militar".

Es mucho pedir a los autores de columnas ser intelectuales y no simplemente "dedales" (gente que escribe con los dedos solamente, sin usar el intelecto)?

Si no se identifican y solventan las razones verdaderas de las desgracias del país, el país seguirá sufriendo las mismas desgracias.

Y esto hace del Embajador Rivas un cómplice del Gran Capital, aunque sus dedos lo nieguen.

Anónimo dijo...

totalmente de acuerdo con el comentarista que me antecede.

La cuestion es definir si el pueblo esta mejor que antes. Si la democracia de ARENA es buena para el pueblo. Creo que nunca, nunca antes, el pueblo ha estado mas jodido como hoy.

Pero que se le va a pedir a un comentarista de la derecha?

Saludos desde Canada.

Anónimo dijo...

Creo que el Anima de Farabundo Marti vive en Maryland, y probablemente sea mujer. Que creen?

Anónimo dijo...

La UF, USA.
El anonimo de las 9:16Am parece que no le gusta leer lo que Mr. Rivas escribe, le recomiendo que se acerque a un blog de la Prensa Grafica o el DDH. El ensayo esta esta bien y yo lo defiendo como lo mejor que se se puede apreciar de una persona con alto nivel intelectual comprometida con nuestra nacion y no con un puñado de criminales del ejercito, o el gran capital. El ensayo esbosa a grandes rasgos la malinche salvadorena, es decir lo que es una banana republica hasta hoy. Los militares son parte y arte del gran capital, ellos han sido los perros falderos cuidando simplemente el gran capital y no la soberania del pais como la constitucion lo menciona. No hace mucho tiempo era comun ver en una finca de cafe, algodon o azucar mas de una brigada cuidando esas tenencias con dinero del pueblo.Ya estamos lejos de ahi, pero no quiere decir que hay democracia. Esto no es particular del pais, pues es el mismo mal vivido en toda America latina hasta antes de la Perestroika, era el comun denominador. Sea que se mencione por su nombre una u otra cosa en el pais, los militares y el gran capital son la misma cosa, pero siempre hay que sumarle el apoyo directo o solapado de USA, o otro grupo de rabiblancos viviendo en Miami. Una cosa cosa que cambio la dinamica del queacer politico del pais, son los Acuerdos de Paz de 1992 con lo cual se redirigieron las matrices ideologicas de instituciones como el ejercito pero hasta ahora cuesta aceptar que el camino hacia la democracia ha traido verdaderos cambios, pero siendo honestos y realistas, atras quedan esos dias cuando los cuerpos de seguridad reprimian a todo quien se opusiera al regimen militar o civil. Los mas de 20 años de gobierno Arenero no ha traido gran justicia social e igualdad porque con los Acuerdos de Paz, se paro la guerra pero no la eterna injusticia social en el pais. Seran las proximas generaciones que construiran la segunda fase democratica, pues por hoy ni Arena ni el FMLN son capaces de lograrlo por ellos solos con la misma gente retrogada en sus filas. El hecho de que siempre hay intentos de una tercera via politica, son indicios de que se avecina ese proceso pero por hoy no se sabe como sera esa trancision.El paro no se ha dado. El pueblo debe tener claro que un proximo gobierno del Frente o Arena no solucionara en nada los problemas capitales del pais y solo quizas pondra al pais en paralisis completa aun peor que ahora. El pueblo debe de ser sabio y escoger lo menos malo de lo peor porque al final de otros cuatro años estaremos lamentandonos de los mismo que nosotros hemos hecho posible. Una tercera via formada con las mismas desprestigiadas fuerzas de los partidos tradicionales tampoco convence a nadie, por hoy no se ve un lider capaz y carismatico que forge una opcion real de cambio, esto va para largo.
Saludos a DOn Neto.

Anónimo dijo...

"El pueblo debe ser sabio...."

Admirando el entusiasmo del anónimo de las 12:39 PM, y de todos los de este blog, cabe hacer la siguiente pregunta:

¿De dónde va a sacar el pueblo la sabiduría como para hacer el análisis necesario para escoger sabiamente, si lo tienen infra y sub-educado, a propósito?

O creen ustedes que un pueblo educado por voluntad se dedica a la milpa, zafra, etc.?

Bravo por el Anima de Farabundo Martí. Mientras los problemas no se identifiquen y se afronten, nada se va a solucionar.

Anónimo dijo...

"Creo que el Anima de Farabundo Marti vive en Maryland, y probablemente sea mujer. Que creen?"
ACASO IMPORTA ESO?
GET A LIFE, MAN.

Anónimo dijo...

"Probablemente, Mauricio Funes no sería hoy candidato presidencial, si un colega suyo, comunicador también, no hubiese pasado por la misma metamorfosis de joven estudiante de cuna humilde, hasta llegar a la primera magistratura del país."
Con el perdón de don Ernesto y de los colegas del blog, quiero pedir que se me alumbre un poco sobre esta afirmación. En realidad no entiendo que se quiere decir con esta afirmación. Pues entre las muchas interpretaciones que se le pueden dar está la de un juicio condicional, dificilísimo de resolver, o sea que "si un colega no hubiera pasado... etc., Mauricio no sería hoy candidato," es , entonces, la metamorfosis de un joven ... condición sine qua non para la actual candidatura de Funes ? No puedo ni aceptar que aquí haya una lógica retorcida porque aquí no hay lógica, sino simplemente conjetura y conjetura desarticulada. Quiere acaso don Ernesto decir, que Funes debe su candidatura a la metamorfosis del joven estudiante de cuna humilde? Yo creo que Funes, a quien no conozco personalmente, tiene sus méritos propios los que ha ganado a travez de su carrera periodística, el pueblo salvadoreño lo respeta y lo aprecia por ser lo que es.

"Mientras tanto, la jerarquía corporativa, en una extraña alianza con militares desafectos, la Iglesia y políticos de oposición, entablan un diálogo, que culminaría en la máxima expresión de descontento, el derrocamiento del último presidente militar, el Coronel Carlos Humberto Romero."
Si tomamos esta afirmación como punto pivotal en nuestra historia reciente, el embajador Rivas Gallont tuvo algo que ver en el desarrollo de nuestra situación presente, según lo explica Waldo Chávez en su último libro "Lo que no dije sobre los gobiernos militares".
Feliz domingo
Kijo-t

Anónimo dijo...

"El ensayo esta esta bien y yo lo defiendo como lo mejor que se se puede apreciar de una persona con alto nivel intelectual comprometida con nuestra nacion y no con un puñado de criminales del ejercito, o el gran capital".

Alto nivel intelectual? Por favor! Si lo que este hombre apenas hace en este blogcito son nada más puras reflexiones, suposiciones y algunas veces delirios, que no tienen nada de rigor científico, a partir de su óptica derechista. Ultraderechistas los de ARENA, claro está; pero este ex embajador es un hombre de derecha. Eso es claro y no hay pecado en ello.

Que ha hecho con este artículo? Lo que explicado en la introducción es que Funes a jugado "a lo que hace el mico hace el mono, debjo de un palo de anono". Que simplemente Funes ha sido un seguidor, quitándole toda reflexion propia"

Patético!

Pobre "analisis", que de "análisis" sólo tiene las cuatro primeras letras!

Que Funes vista camisa blanca...y qué?

Ojo ex embajador, aquí le pasaremos al peine fino, y le criticaremos duramente cuando sea menester. Recuerde que no está en la Perra Gráfica, está en internet, lugar democrático como niguno. Si no le gusta, pues aguántese!

Y que viva el espíritu de Farabundo!

Mario Hernandez dijo...

Mauricio Funes se vista de blanco o rojo o de cualquier otro color: Es un titere de Sanchez Ceren.

Hasta esta hora, no escuche decir a este títere cual es su plan cuando "acepto" su nombramiento como candidato a perder... perdón a ser "el presidente de todos los salvadoreños".

Es que no tiene NADA!!!

Anónimo dijo...

Don Neto, soy un joven que radica en Estados Unidos desde hace casi 5 annyos... solamente lo quiero felicitar por su blog y por los articulos que escribe. A pesar de mi ignorancia y novatez en muchos temas que aqui se exponen eso no me impide formar mi propio criterio y forma de ver nuestra realidad nacional. Y yo siento que la unica solucion para darle alegria a nuestra gente en estos momentos que se vive de tanta zozobra es que la SELECTA vuelva a levantar el nivel, volver a creer en nuestro tan maltratado futbol.. que el publico llegue al estadio. Se acuerda para las eliminatorias de Francia 1998 con Milovan.. esos llenos colosales en el Cusca??? La alegria con cada gane de los muchachos? La situacion del pais aquellos dias era igual o peor que ahora... pero el pueblo era feliz y sabe por que... porque habia eso que ahora hemos perdido ... ILUSION

Guerra se le llama a el arte de matar personas... y politica es el arte de mentirles... yo mejor me quedo con el futbol!

Anónimo dijo...

Que pobre muestra de personalidad de Mauricio Funes. Su novatez brillo y hablo pura casaca que hemos oido siempre.

Pobre, le van a dar una tastaciada buena.

Anónimo dijo...

Mr. Rivas:

La oposicion nacional, siempre sollozaran como perra en brama, al leer algo que no se alinea en el pensamiento de Samuel, Tepezcuintle y toda la sarta de moribundos que infesta el internet.

La proxima vez, escriba palabras como Arenazi, Arenarco y Vendepatrias y vera cuantos lectores lo elogian.

Que bueno que existen escritores como usted, y no depare en los descamisados que buscan una "tajada" de HambreBurguesa.