domingo, noviembre 05, 2006

LA COLUMNA DEL DOMINGO


¿QUÉ PUEDE OCURRIR EN ESTADOS UNIDOS EL MARTES?

Ernesto Rivas Gallont


Lo que ocurra en las elecciones del martes, es importante para El Salvador. Si los Demócratas ganan control legislativo, la larga cadena de años de buena relación con el gobierno norteamericano se puede interrumpir.


Pasado mañana, los norteamericanos (incluyendo a millones de inmigrantes naturalizados) acudirán a las urnas en las conocidas como “elecciones de medio término”, porque se dan en la mitad del período presidencial. Estas, no hay duda, son las elecciones más importantes del término presidencial del Presidente Bush.

En Estados Unidos las elecciones, cuando corresponde, siempre son el primer martes después del primer lunes de noviembre.

Actualmente, el partido Republicano controla las dos Cámaras del Congreso y la mayoría de las gobernaciones estatales. Recordemos que en Estados Unidos, el gobernador estatal es el jefe del ejecutivo, como si fuera el presidente del Estado.

El martes el control del Congreso y de las gobernaciones puede pasar a manos del partido Demócrata, con todas las consecuencias imaginables, que harían la vida imposible para el presidente norteamericano en los dos años que restan a su gobierno.

El otro día leí un comentario de un intelectual norteamericano que respondiendo la pregunta qué sucedería si los Demócratas ganan control de ambas Cámaras legislativas, su muy ingeniosa respuesta fue: “CCMB, cualquier cosa menos Bush”. Esto podrá hacer que los Demócratas se sientan bien, pero irremisiblemente conducirá a una parálisis muy peligrosa, sobre todo cuando se trate de hacerle frente a los grandes problemas: Irak, Irán, Medio Oriente y Corea del Norte.

Acusaciones formales, investigaciones y presunción de corrupción, han contribuido a que, cuando menos, 15 curules legislativos del partido Republicano estén en riesgo de perderse en la Cámara de Representantes. (Washington Post, noviembre 2,. 2006) El número es suficiente para pasar el control a los Demócratas, aun antes de que entren en consideración otros temas importantes, la guerra en Irak, tensión sobre la economía y el mismo Presidente Bush.

¿Cuál es el estado actual de las cosas?

Hoy, los Republicanos controlan el Senado con una mayoría de 55 por 44 (son 100 Senadores, hay 1 independiente, (Jim Jeffords, de Vermont, que normalmente vota Demócrata). El período de los Senadores es de seis años, pero cada dos años, la tercera parte del Senado se somete a elección.

En la Cámara de Representantes (435 miembros que van todos a elección cada dos años), hay 230 Republicanos y 201 Demócratas (Hay 3 curules vacantes y 1 Representante independiente, Bernard Sanders, de Vermont, que vota Demócrata).

Los Republicanos han controlado ambas Cámaras desde 1994, excepto durante un breve período cuando los Demócratas controlaron el Senado.

Las tendencias actuales son hacia los Demócratas, pero sobre esto no hay total seguridad, como en la Cámara de Representantes donde un cambio de control es bastante probable.

En las gobernaciones el caso es el siguiente: en cada de los 50 Estados hay un Gobernador, el martes se elegirá nuevo Gobernador en 36 Estados, de los cuales 22 son Republicanos y en 14 la gobernación está en manos de los Demócratas.

Usualmente, los Republicanos ganan las elecciones de medio término para gobernadores, pero, como vemos, este año, ellos tienen un número considerablemente mayor que los Demócratas que se someterán a elecciones y, el riesgo de que la mayoría de las gobernaciones pasen a manos de los Demócratas es, consecuentemente, mayor.

Es muy difícil decir si el tema de la inmigración va a afectar el resultado de las elecciones, porque en ambos partidos hay legisladores y gobernadores cuya posición al respecto difiere, según las preferencias de los votantes en sus Estados o en sus distritos electorales y no obedece a ninguna línea de partido. Entonces, el votante va a decidir su voto por el legislador o gobernador que más simpatice con su posición personal.

Los temas que más influirán en los resultados finales, son temas muy concretos, como la guerra en Irak, el talón de Aquiles de Bush y su partido. En una encuesta conducida los días 26 y 27 de octubre, se determinó que: 64 por ciento de la población desaprueba la forma en que Bush está manejando el conflicto; de los dos partidos políticos, 45 por ciento creen que los Demócratas manejarían mejor la situación y 33 por ciento consideran que los Republicanos; 60 por ciento de la población encuestada cree que Estados Unidos está perdiendo terreno en el esfuerzo de instituir democracia y establecer seguridad en Irak; y 61 por ciento creen que se debe de establecer un programa para el retiro de las tropas.

Otros temas considerados importantes por los votantes y que pueden afectar el resultado de las elecciones son: la economía (favorece a los Republicanos), terrorismo/seguridad (Republicano) salud y seguridad social (Demócratas), células madres (Demócratas) medio ambiente (Demócratas), bodas uni-sex (Demócratas), energía (Republicanos), política exterior (Demócratas).

No se necesita ser analista ni muy conocedor del sistema norteamericano para creer, como cree la mayoría, que habrá cambio de control en el Congreso y, muy probable en las gobernaciones.

Sin embargo, el martes pasado, el Senador Demócrata John Kerry, de Massachusetts y candidato presidencial de su partido en 2004, le hizo el mejor regalo posible a los Republicanos cuando prácticamente tildó de ignorantes a los miembros de las fuerzas armadas que sirven en Irak, en un supuesto chiste político de muy mal gusto.

Inmediatamente se desató una tormenta política en la cual el Presidente Bush y el buen amigo de Kerry, el Senador John McCaine, le pidieron que se disculpara. Kerry dijo que todo era en broma, pero que bajo ninguna circunstancia se disculparía. Así metió la pata nuevamente. Está por verse si los Republicanos se aprovechan este "regalo" de Kerry el martes. En Estados Unidos es usual hablar de una "sorpresa de octubre" antes de las elecciones nacionales. La sorpresa de este año se llama John Kerry, aunque dos días después de su metida de patas se haya disculpado. El daño estaba hecho.

La misma Casa Blanca como que da por hecho que la Cámara de Representantes se va con los Demócratas y el esfuerzo de campaña de última hora del presidente Bush está concentrado en los Estados donde el voto por el Senado es más reñido.

Lo que ocurra en las elecciones del martes, es importante para El Salvador. Si los Demócratas ganan control legislativo, la larga cadena de años de buena relación con el gobierno norteamericano se puede interrumpir. La atención del ejecutivo estará concentrada en entenderse con un Congreso hostil, cuyo propósito principal será cambiar la política hacia el conflicto en Irak y buscar una salida expedita de las tropas allá y el apoyo que países extranjeros (sobre todo pequeños como el nuestro) con tropas en Irak, no será bien visto por los legisladores.

Lo que es peor, es que si además del Congreso, los Demócratas tienen mayoría de las gobernaciones estatales, la lucha por la presidencia en 2009 será encarnizada y expertos presagian un cambio total de timón para entonces. Eso, para El Salvador, sería una muy mala herencia que Bush y Saca, le dejarían al nuevo presidente salvadoreño y en una u otra forma, podrían afectar nuestras elecciones presidenciales. Recordemos que el nuevo presidente norteamericano tomaría posesión de su cargo en enero de 2009, dos meses antes de las nuestras en marzo.

Este día, Saddam Hussein, el ex dictador iraquí, fue condenado a morir ahorcado, al encontrarlo culpable de crímenes contra la humanidad for tortura y ejecución de 100 personas en una pequeña ciudad al Norte de Bagdad, hace 24 años. ¿Tendrá algún efecto esta sentencia en las elecciones del martes? Si lo tiene, lo más probable es que favorezca a los Republicanos.

6 comentarios:

Raul Armando Interiano dijo...

Pase lo que pase el martes, Bush seguira de presidente.

En el 2009 (no 2007) vamos a tener elecciones presidenciales, y uno de los candidatos va a ser financiado por Hugo Chavez.

Estamos a tiempo para que este gobierno de Arena se ponga las pilas y aproveche la relacion con Bush, para pedir financiamiento para un proyecto nacional que haga mucho bien al pais.

Despues del 2008, no hay garantia. Bush ya no estara.

sou quem sou dijo...

Eso de que: "si lo democratas ganan control de ambas camaras legislativas conduciria a una paralisis", suena como insinuar que todavia no hay una paralisis en cuanto a Irak, Iran, Corea del Norte, etc., lo cual es como querer tapar el sol con el dedo, porque esos conflictos han estado ya en paralisis por años, y lo mas problable es que seguiran en paralisis por muchos años mas. El mismo Bush ya dijo que el proximo presidente de USA sera el que tendra que "lidiar" con Irak para traer las tropas de regreso a USA.
Solamente en Irak hay alrededor de 100 muertos cada dia entre soldados de la mal-llamada coalicion, insurgentes y muchas victimas (civiles) de los escuadrones de la muerte (opcion El Salvador)... practicamente ya hay una guerra civil, un caos total con 655 mil muertos desde el 2003 hasta mediados del 2006; multipliquemos eso por 8 o 10 años mas, y eso es si hay suerte.

En cuanto al candidato presidencial salvadoreño financiado por Chavez, donde esta la referencia? O es mera especulacion?

Y en cuanto a la "buena relacion" ARENA/Bush, Bush tiene buenas relaciones con quien sea con tal que le sirva a los intereses de Washingon; Saca si tiene una buena relacion con Bush, una relacion de servilismo incondicional.

Por ultimo, porque pensar en "un proyecto nacional que haga bien al pais" SOLO para asegurar que ARENA gane las elecciones presidenciales del 2009?

"Que nos ayude Bush a comprar al pueblo otra vez para que gane ARENA en el 2009 y que nos ayude rapidito, antes que se vaya"

Ja, ja, ja, ...
Hiede a POPULISMO.

Raul Armando Interiano dijo...

655,001, incluyendo el mismo Saddam Hussein.

Colgar a ese monstruo es demasiado benigno.

Ernesto Rivas-Gallont dijo...

Gracias por haberme hecho notar el error de dedo, Armando. Corregido! Fracamente, no estoy muy seguro de lo que ocurrirá a nuestras relaciones con Estados Unidos, si los Democratas ganan el control de ambas Cámaras, lo que hoy me parece más dificil, en lo que respecta al Senado, por la sentencia contra Hussein. Los votantes probablemente dirán: efectivamente se ha logrado establecer el imperio de le ley en Irak y eso es un gran paso adelante. Pero, si pierden ambas Cámaras, Bush no tendrá mucho tiempo para pensar en otra cosa más que su supervivencia los dos últimos años y recuparar lo que quede de su agenda política.

Respecto al comentario de soy quien soy, todavía hay en EU una cierta coherencia en política exterior, porque los Republicanos controlan el gobierno, pero si pierden el control ABB, anything but Bush como decía el experto que cito. Mucho ojo con su conteo de muertos, no vaya a ser que sus cifras resulten inexactas. Si Chávez mantiene su agenda bolivariana de conquista, no cabe duda que va a tratar de que el candidato del FMLN en 2009 llegue al poder, por conveniencia estratégica propia, salvo que haya una revuelta interna en ese partido entre las fuerzas moderadas que liderea Ortiz y las ortodoxas que apoyaría Chávez.

anonimo 10 dijo...

Los "hermanos alcaldes" y lideres de la izquierda han ido a Caracas a realizar "acuerdos" petroleros (cosa que estan en su derecho/ El Presidente Saca tiene su derecho tambien) para "beneficiar al sufrido pueblo salvadoreño" y no es ninguna especulacion cuando ha tirado millones a Humala, Ortega, Evo, y a Lopez Obrador. y como dice Raul, ahorcarlo es como perdonarlo (benigno)

saludes

Los "jovenes" buscan su lado tambien como los señores en el gobierno tambien buscara lo suyo.

Irak condena a muerte a SADDAN en la vispera de las elecciones, en lo personal no me importa si fue arreglado o no, porque la politica la tuercen de cualquier lado, lo importante de esto es que SI LO CONDENARON.

anonimo 10 dijo...

Don Neto: I have this report about tomorrow elecctions.

Democrats are set to gain 19 House seats, two Senate seats, and five governorships in tomorrow's elections. It is a sign of Republicans' sorry state that, at this point, this is actually a very favorable outlook for them.

In the last day of the midterm election campaign, we offer a final run-down of how candidates are doing in each contested district or state. We aim to give a complete forecast on tomorrow's competitive election contests in this final-hour newsletter, which will be followed up by a post-election analysis on Wednesday.

Expectations Game: At this point, there will be no new polls, no major news events capable of significantly disrupting the election cycle.

We know one thing for sure: Republicans are going to lose ground in both houses of Congress. The White House presents, as its rosiest scenario, a loss of 12 House seats. This is not entirely impossible, but it is too optimistic for the realistic observer.

If Democrats fail, it will set off an even worse intra-party bloodbath than came after the 2000 and 2004 elections.

If Democrats succeed, it will be for two reasons:

The first is an arrogant and politically tin-eared Republican establishment in Washington. In the handling of key issues such as the occupation of Iraq, the response to Hurricane Katrina, and a meaningful follow-through on Social Security reform, the White House displayed incompetence.

Meanwhile, on Capitol Hill, Republicans encouraged practices (such as earmarking in the appropriations process) that let corruption run free. When scandal hit, they handled it badly, particularly in the most recent case of disgraced former Rep. Mark Foley (R-Fla.). They also went to great lengths to alienate their base on the issue of immigration reform, and they created an issue for Democrats in the form of embryonic stem-cell research. Recall that federal funding for embryonic research received a vote on the House floor only when the House Republican leadership made a deal with moderates in order to pass their budget in 2005.


Last, but not least, comes the brilliant candidate recruiting and fundraising on the part of two men – Democratic Congressional Campaign Committee (DCCC) Chairman Rahm Emanuel (D-Ill.) and Democratic Senatorial Campaign Committee (DSCC) Chairman Chuck Schumer (D-N.Y.). And should it occur, Democratic victory will come in spite of the total incompetence of Democratic National Committee (DNC) Chairman Howard Dean.
But what about the unlikely event that Republicans succeed in keeping both the House and the Senate? Republican pundits deceive when they lower the bar, writing now of a Democratic sweep of the House as something that had always been inevitable. In fact, no one but the biggest Democratic dreamer could have expected a 15-seat gain in the House in 2006 after the historic 2004 election solidified GOP power around the country at the federal and, in most places, the state level. The thought that Democrats might actually take the Senate was not even in the minds of the most partisan Democratic dreamers.

But the reality of expectations has now changed. Republicans would be euphoric to cling to a one-seat advantage in the House and a 50-50 Senate. In fact, it would probably be demonstrative proof that, in the long haul, their grip on the nation is bulletproof. If you can't lose an election after all that has happened in the last two years, it may not be possible to lose.

If Republicans win, it will be for one reason: a superior turnout operation. The electorate will answer several questions tomorrow, but the most interesting one for Republicans is whether the Karl Rove-Ken Mehlman voter-turnout program is really all that powerful? Can it bring to the polls significant numbers of voters who in the past would have skipped the midterm, voting only in presidential contests? Can it be the Republicans' deus ex machina in the final act of the 2006 election, pulling the closest races out of the fire, and perhaps even providing some late surprises?

Late GOP Shift: Is there any truth to the late shift toward the Republicans that is being reported in the news and played out in some public polls? There are ways of knowing this.

First, there is a small hint buried in the discrepancies in responses between "registered" and "likely" voters in the public polls. For months, many polls have shown Democrats doing better among the carefully screened sample of "likely" voters than among the great unwashed mass of "registered" voters. Historically, it has been the opposite: Republicans have performed better when the likely non-voters are excluded. Polls are now reflecting a return to that historical normalcy -- Republicans perform better among "likely" voters.

This is a small but noteworthy sign that the GOP base is coming home and will vote rather than sit it out. If Republicans were to lose their historic advantage of their registered voters' turning out more reliably than those of Democrats, they would likely suffer a disastrous loss of more than 30 seats. They seem to have avoided the tsunami that everyone had been talking about.

Also significant is the GOP's late surge in the national generic ballot. We put almost no faith in the generic ballot's margin as an indicator of how the election will go. Recall that Republicans actually trailed by five points in the final Washington Post generic ballot in 1994. But trends in the generic ballot usually mean something. After favoring Democrats heavily for months, often by double digits, three generic ballot tests show Republicans closing the gap.

Late Results: Enormous Republican efforts to encourage early and absentee voting could dramatically skew exit polls. Do not be surprised if the apparent results Tuesday night are overturned by Wednesday morning in several close House races. Also, expect a few recounts.

Thank you for your time