domingo, abril 22, 2007

TRABAJO INFANTIL, FLAGELO DEL SUBDEARROLLO

Ernesto Rivas Gallont


El trabajo infantil perpetua un espacio sin fin de pobreza y analfabetismo. Lamentablemente, la pobreza es la causa principal del trabajo infantil y una de las raíces de la pobreza es la sobrepoblación y la falta de oportunidades de educación primaria.

El otro día platicaba con Romeo Lemus, presentador y entrevistador del Canal 33 (ó 7, depende qué veas) y me contaba que él está involucrado en el área de comunicaciones del Plan Nacional para la Erradicación de las Peores Formas de Trabajo Infantil en El Salvador. Menudo trabajo.

Romeo me envió un extenso documento que describe en detalle el plan, en el que están involucrados muchos bien intencionados intereses gubernamentales, privados internacionales y de personas que, como Romeo, colaboran voluntariamente, que integran el Comité Nacional contra el Trabajo Infantil.

Mi conversación con Romeo y la documentación que me envió, mordieron mi curiosidad y me interesé en analizar un poco el tema. No tardé en llegar a la conclusión, que no es posible exagerar el problema del trabajo infantil y sus consecuencias: ignorancia, pobreza, crimen, prostitución, drogadicción y tantos otros igualmente perniciosos.

Hacer algo, pues, para aliviar el problema es urgente. La sociedad lo exige y el humanitarismo lo está clamando.

Según el ministro de trabajo, el Lic. José Roberto Espinal Escobar, El Salvador es pionero en América en poner en marcha un programa de duración determinada para la erradicación de las peores formas de trabajo infantil, lo cual implica el serio compromiso de retirar a los niños menores y adolescentes salvadoreños de los trabajos peligrosos en un plazo no mayor de 10 años.

Los sectores identificados como los necesitados de mayor atención y apoyo son: la industria pirotécnica, la pesca, la caña de azúcar, la explotación sexual comercial y los vertederos de basura.

Centenares de niños salvadoreños son trabajadores en coheterías y su trabajo los expone a materiales tóxicos, inflamables y explosivos. Esos sitios de trabajo no tienen higiene alguna ni medidas de seguridad. Los niños están expuestos, no solamente a esos materiales peligrosos, sino a sufrir lesiones y hasta morir en caso de los frecuentes incendios que se dan en estas fábricas.

De esa manera, el país quiere dar cumplimiento al Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo, el cual es el principal instrumento jurídico internacional para promover iniciativas y esfuerzos encaminados a identificar, prohibir y eliminar progresiva de las peores formas de trabajo infantil en el mundo. Se trata de fortalecer las capacidades institucionales.

El programa conocido como de “duración determinada” se inicia en 1999. Durante esa primera fase se logra el retiro de unos 12,000 niños y la prevención de unos 30,000 de las peores formas de trabajo infantil.

Después de ver esos logros, en septiembre del año pasado se inició una segunda fase y la meta para este año es retirar 3,510 niños y adolescentes de ambos sexos de esas formas de trabajo infantil.

También están haciendo esfuerzos conjuntamente con Relaciones Exteriores y la PNC para retirar niños y niñas del tema de la explotación sexual comercial. Pero uno de los problemas más grande de esta repudiable actividad es que se mantiene oculta. Para ello se están haciendo esfuerzos concentrados para capacitar a los operadores y que tengan las herramientas necesarias para identificar el problema.

Sin embargo, según Romeo, hay 288,000 niños y niñas que trabajan en el país; de éstos no sabemos cuántos son niños de la calle que mendigan y son semilla fértil para convertirse en los criminales de mañana.

Estos niños están obligados a trabajar para ayudar económicamente a sus familias. Un porcentaje muy bajo de ellos va a la escuela y muchos de los que van dejan sus estudios después de terminar los primeros grados.

Los días de trabajo son largos, ocho horas o más; sus ingresos lastimosamente bajos y ni hablar de otros beneficios como, por ejemplo, seguridad social.

El artículo 38 de la Constitución contiene un mandato que regula el trabajo infantil en El Salvador, prohibiéndolo categóricamente para menores de catorce años, limitándolo en jornadas y labores para menores de dieciséis, y estableciendo, en general, que las personas menores de dieciocho años no deben participar en ocupaciones insalubres o peligrosas.

Haciendo caso omiso del mandato constitucional, en su editorial del pasado viernes, el editorialista arremete contra la OIT y llama a sus conductores, “los chantajistas de la OIT” en referencia al caso de los convenios sobre el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) que tanto perturbó a este señor.

Tradicionalmente, este periódico se ha distinguido por su extrema aversión al trabajo organizado y hoy no es la excepción. Y llega al grado de decir “Estos meneos contra el trabajo infantil no son un parto del gobierno sino resultado de las presiones que los chantajistas de la OIT vienen haciendo para evitar o estorbar que se formen niños en oficios y que trabajen por salarios que puedan competir con los del mundo desarrollado”. No importa que el Convenio 182 de la OIT haya sido ratificado por 163 países.

Lo que insinúa el editorialista es que aquí no hay voluntad propia y que todo lo que se hace en este campo es por presiones de la OIT, de la Alianza para el Progreso, de John Kennedy y del fallecido ex presidente Julio Rivera, a quien acusa de presidir un gobierno servil.

Su recomendación es que los niños continúen trabajando en cualquier forma, aun las peores, si no se les va a educar.

Es cierto; la población infantil que trabaja generalmente está fuera del sistema educativo, o está en condiciones de desventaja por su doble responsabilidad trabajar y estudiar, lo cual se manifiesta en niveles significativos de deserción escolar o cuando menos retrasos inaceptables en el sistema educativo. Pero no por eso vamos a sacrificarlos permitiendo que trabajen en esas labores y condiciones inhumanas.

El esfuerzo de erradicación del trabajo infantil en sus peores formas, requiere tener un horizonte, un futuro calculado, en el que imaginemos a El Salvador como un país de pleno cumplimiento de las obligaciones para con los niños. En este sentido el plan se proyecta como el instrumento clave que conduzca e impulse la energía y esfuerzos que el plan demanda.

El trabajo infantil perpetua un espacio sin fin de pobreza y analfabetismo. Lamentablemente, la pobreza es la causa principal del trabajo infantil y una de las raíces de la pobreza es la sobrepoblación y la falta de oportunidades de educación primaria. En consecuencia, si se ha de eliminar esta execrable forma de esclavitud moderna, se debe comenzar por controlar el crecimiento demográfico y garantizar la educación primaria universal.

Con frecuencia se argumenta que el trabajo infantil es necesario porque muchas familias necesitan que sus hijos aporten ayuda monetaria a su sostenimiento; en consecuencia, el fenómeno es justificable. Sin embargo tal argumento es discutible, aunque no es del todo equivocado.

El impacto social del trabajo infantil, sobrepoblación y educación deben ser enfrentados con seriedad por humanitarismo y para que el desarrollo de un país pueda avanzar. Y si los gobiernos y las gentes del mundo industrializado realmente quieren cambiar las condiciones de vida miserables en el Tercer Mundo, es fundamental que ellos tengan el coraje y la voluntad de compartir su riqueza con los países pobres, que somos la mayoría.

San Salvador, domingo 22 de abril, 2007


Hasta mañana, si Dios quiere.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

“Preferible el Vicio y la Calle” a que un Niño Trabaje"

Si por el contenido de los editoriales del Diario de Hoy, fuéramos a medir el grado de avance de la sociedad salvadoreña, no me cave ninguna duda que la nuestra se asemejaría a la “cavernícola”, aún “trucutu” nos parecería un caballero.

Y es que, escribir por morbo o ignorancia, no es saludable. En cualquier sociedad, por humilde que esta sea, su grado de avance, es correlativo en la manera como individuos y en conglomerado, tratamos a los más débiles, a los frágiles y desposeídos. Esa, es la esencia misma, que define nuestra humanidad y nos diferencia de otras formas bajas de vida, incluyendo los animales.

El problema se vuelve complejo, cuando mentes “cavernícolas” tienen el poder de influenciar en la sociedad salvadoreña, reflejando en el acto sus malas maneras, pero también las razones obvias de nuestro subdesarrollo.

Anónimo dijo...

Chávez arms community groups as he anticipates US invasion
By Alfonso Daniels in Caracas, Sunday Telegraph
Last Updated: 11:59pm BST 21/04/2007



A dozen people gather inside a rudimentary, two-storey brick house in Catia, the most dangerous of all the slums that ring the Venezuelan capital, Caracas.


President Chávez is arming community groups


They talk excitedly about plans to repair crumbling walls, clear sewage and help local enterprises. It is the business of civic leaders everywhere - yet this gathering is also the vanguard of Leftist president Hugo Chávez's 21st-century "socialist revolution".

By the time they have been trained and armed, they will also be ready to defend Venezuela against outside interference, including the US invasion that Mr Chávez says he expects.

Dr. Chinchilla dijo...

El trabajo infantil es un verdadero flagelo social. Sin embargo hay que eliminar las CAUSAS que lo provocan , yo creo que se esta lidiando con el EFECTO y no con la CAUSA.

Es bonito (y deseable!) que XXX miles de niños se saquen de trabajos peligrosos, lo que no nos dicen es que haran con esos niños, es decir si estos niños que sacaron de estos trabajos peligrosos pues les dieron becas de estudio, les ayudaran economicamente etc. de otra manera la "historia queda truncada" e incompleta.

Estoy en contra de que se saquen a estos niños de ahi ? Claro que no! celebro!!! que haya personas dedicadas a sacar a estos niños de estas condiciones pero y despues que ?


Seria interesante saber que fue de estos miles de niños despues que les impidieron trabajar ilegalmente , que se hizo con ellos de lo contrario
"es como querer sacar agua con un guacalito en un bote con grandes hollos que se esta hundiendo "

Los planes en El Salvador nunca se han caracterizado por ser integrales y a largo plazo, solo reactivos y sin mayores consecuencias.

Si a "juanito" lo sacan de la cueteria ( Gracias a Dios !) pues que?? lo tiraran de nuevo a la zona marginal a aguantar hambre ? (quizas ahora Juanito se dedicara a algo mas peligroso y mas escondido para subsistir lo mas probable con el beneplacito de sus padres)

sI JUANITO NO TINE OPCIONES QUE ENTONCES HARA ? "Lo sacaran de Guatemala para meterlo a Guatepeor "

Y respecto al Diario de hoy , pues que podemos esperar de cierta gente enferma que trabaja ahi ?(y que dirije lastimosamente)

Espero en unos pocos años,poner mi dinero y esfuerzo para ayudar a los "juanitos" de mi pais de una forma integral y es un plan que tengo para los proximos años y les revelare en cuanto se comienze, pero nada se puede hacer si uno no empieza.

Anónimo dijo...

The Green Buck, Etanol y Chaparro

Leyendo la columna de la Ministra de Economía “Etanol: mitos y realidades”, lo único verde en los proyectos de etanol del gobierno es el “green buck”. Si los ahorros se calculan en 35 millones de dólares, para un gasto anual de casi un billón de dólares en combustible, seria más rentable producir “Chaparro” de buena calidad y exportarlo.

Si Saca dice que se necesita invertir 5000 millones de dólares para una planta de etanol, que sentido tiene, si solamente sé ahorrarían 35 millones de dólares al año.

Verdaderamente, nuestros funcionarios son unos genios en la inversión y las matemáticas.

Raul Armando Interiano dijo...

Completamente de acuerdo con el Dr. Chinchilla.

Trabajo es trabajo en una nación que de no tiene suficientes medios de empleo.

En mi trabajo con la ACLU, me tocó conocer niños traumados por la odisea de venirse desde El Salvador, pasar vicisitudes en México, luego en Estados Unidos... eso es más flagelo que darles empleo por menos paga.

Pero qué daría yo por que pudiésemos atraer a empresas como Nike (a quien se le acusó de empleo de menores en Asia) y tener ese problema con ellos.

Significaría que el país ya tiene las facilidades como para atraer a empresas como esa (energía barata por ejemplo), que hoy día brillan por su ausencia.

Saludos,

Raúl Armando Interiano

Silvia Porras dijo...

La iniciativa de proteccion a los menores es magnifica, sin embargo me pregunto que tipo de estrategias se implemantaran y como?

Hay muchas organizaciones en USA y Canada con una experiencia increible en esta area, pienso que vale la pena aprender de ellos, no lo cree asi?