domingo, marzo 04, 2007

¿PUEDE UN ESTADO COLAPSAR?

Ernesto Rivas Gallont


En una declaración hecha ayer sábado para Prensa Libre de Guatemala, Anders Kompass, representante de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala y Centro América, considera que el “Estado de Guatemala ha fracasado y colapsado, luego de muchos crímenes en los que agentes de la policía se han visto involucrados”.



La crisis por la que está pasando Guatemala me hizo pensar en la pregunta con la que encabezo esta columna. Al respecto, yo tengo mi propia tésis, que incorporo en este análisis. Pero primero quiero contarles que, no siendo abogado, ni siquiera estudioso de la Teoría del Estado, creí conveniente platicar, separadamente, con cuatro buenos amigos, brillantes abogados constitucionalistas, eruditos en su profesión e intelectuales. Ellos son (en orden alfabético) Fidel Chávez Mena, ex candidato a la presidencia por el PDC, funcionario de primer nivel durante la década de 1980 y destacado asesor empresarial; Luis Ernesto Guandique, socio del prestigioso bufete Guandique, Segovia, Quintanilla; Abraham Rodríguez, destacado político, asesor de varios gobiernos, primer designado a la presidencia en el gobierno de Napoleón Duarte y consultor empresarial de empresas multinacionales y Eduardo Tenorio, ex presidente y magistrado de la Corte Suprema de Justicia, ex ministro de Hacienda, Relaciones Exteriores, de la Presidencia, ex presidente de la Corte de Cuentas y del Consejo Nacional de la Judicatura, actualmente dedicado a la práctica privada como socio del bufete internacionalista, Lexincorp.

Esta es una recopilación de nuestras conversaciones, en la que, como digo arriba, he intercalado opiniones e insumo personales. Una verdadera ensalada, rica en sustentadoras vitaminas para el intelecto y mucho fósforo.

Muchos autores han intentado precisar el Estado en definiciones hechas por hombres ilustres. Para mencionar algunas pocas:

CICERÓN: “Es una multitud de hombres ligados por la comunidad del derecho y de la utilidad”.

SAN AGUSTÍN: "Es una reunión de hombres dotados de razón, y enlazados en virtud de la común participación de las cosas que aman"

KANT: "Es una variedad de hombres bajo leyes jurídicas"

OPPENHEIMER: "Es la institución social impuesta por el grupo victorioso al derrotado, con el propósito de regular su dominio y de asegurarse contra la rebelión interna y los ataques del exterior”.

ADOLFO POSADA: "Son los grupos sociales territoriales con poder suficiente para mantenerse independientes".

GROPPALI: "Es la agrupación de un pueblo que vive permanentemente en un territorio con un poder de mando supremo, representado éste en el gobierno".


Los elementos del Estado son tres: población, territorio y poder. Si falta un elemento de esos no hay Estado. Una tribu puede tener territorio, pero no es Estado. De hecho las tribus tienen su territorio y no son Estados. Se necesitan los tres elementos juntos. Y si desaparece uno de esos tres elementos, desaparece el Estado.

Todos coincidimos en que el Estado, como tal no puede colapsar. Ha habido casos en la historia, los más recientes en Europa del Este donde los Estados comunistas colapsaron, a las buenas o a las malas, pero se transformaron, en varios nuevos Estados independientes. En otras épocas, las monarquías colapsaron y de ellas surgieron las formas republicanas. Otras monarquías se adaptaron y fueron creando mecanismos para enfrentar los desafíos.

Esa apreciación es correcta. Esos eran Estados que no tenían una sustentación nacional, como por ejemplo Irak, que es un país inventado por los ingleses. El caso de la Unión Soviética, conformó una serie de repúblicas a la fuerza que no correspondían a sus orígenes étnicos, raciales, de historia, lenguaje, todo aquello que constituye el sentimiento de nación que a su vez estructura jurídicamente un Estado. En el caso de Yugoslavia, Tito mantuvo una confederación de Estados federalistas, que muerto él, surgieron Croacia, Serbia/Montenegro, etc.

Un Estado, como Estado, no colapsa, porque los Estados son una conformación jurídica formada de un proceso de integración social y política que conforman una nacionalidad. Se han creado Estados y se han modificado pero en la parte puramente demográfica. Por ejemplo Europa después de la Primera y Segunda Guerra Mundial, modificó su mapa geográfico, pero los Estados no colapsaron.

Pero el Estado puede colapsar si fue creado, o surgió históricamente, en función de determinados intereses. Como le pudo haber sucedido a España, que es multi lingue, multi racial, es una sopa de olla. Allí el Rey ha sido un factor unificador de un concepto de una nación española.

Si se quiere dar un significado a colapsar, en el sentido de que la institucionalidad se debilita en tal forma de que el Estado como Estado no ejerce el poder; si la institucionalidad del Estado se debilita de forma tal que pierde toda fuerza y toda credibilidad y sobre todo toda legitimidad, entonces sí podemos decir que puede colapsar en tanto que toda su institucionalidad, a través de la cual ejerce el poder, colapsa.

En el prólogo de su libro, La Hora de la Justicia, Eduardo Tenorio dice: “Al Estado moderno se le ha exigido enfrentar la criminalidad exitosamente, pero no lo ha logrado, al menos hasta hoy, lo que abre serias interrogantes sobre su capacidad en la conformación actual, para responder a las exigencias de nuestros tiempos”.

En el caso de Guatemala, las instituciones se han debilitado y están en peligro de colapsar. Porque lo que ha sucedido allí es que no hay Estado, en el estricto sentido vulgar del término.

En una declaración hecha ayer sábado para Prensa Libre de Guatemala, Anders Kompass, representante de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala y Centro América, considera que el “Estado de Guatemala ha fracasado y colapsado, luego de muchos crímenes en los que agentes de la policía se han visto involucrados”.

Para el caso, se llama Estado a la forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio, así como al conjunto de los órganos de gobierno de un país soberano

Las instituciones, que son el germen de organización del Estado, están colapsando. Hay crisis en el Ejecutivo y en lo político; el General Ríos Mont, los partidos políticos, Derechos Humanos, los mismos legisladores, todos están protestando. Otto Pérez Molina, candidato a la presidencia por el Partido Patriota (PP) dice que el país está en anarquía.

Colapso, como tal, no se ha visto aun en la práctica, pero puede ser que el narcotráfico se tome un país. En ese caso, siempre ha venido a la mente lo que puede ocurrir en Colombia. Entonces, no es el Estado que colapsa sino lo que pasa es como cuando cambia de régimen, por ejemplo, de uno democrático a uno comunista, o viceversa. Allí sería cambiar de un régimen que tenga el Estado a un régimen dirigido por el narcotráfico. Eso también es lo que realmente podría ocurrir en Guatemala. Pero desaparecer el Estado sería volver a la sociedad primitiva.

Colapso puede no significar eso, colapso es la desintegración de las instituciones del Estado. Que caiga en manos de otros, entonces esas instituciones colapsan porque ya pertenecen a otros, pero no colapsa el Estado, es el régimen que colapsa. Pero tampoco es imaginable el colapso total de las instituciones, porque de serlo tendríamos una anarquía total. Pueden colapsar algunas instituciones, pero no todas.

El Estado puede desaparecer físicamente. Por ejemplo, si una isla-Estado es inundada por un tsunami, el Estado, como tal, desaparece, pero no colapsa, que es la ruina de una institución, sistema, estructura, etc. Si una catástrofe similar elimina a toda la población, también el Estado desaparece.

Pugnas internas no significan colapso. El jefe del Estado puede resolver esas pugnas, destituyendo a quienes las causan.

Ha habido ejemplos en toda la historia, donde Estados han podido venir a menos, quedar postrados. Pero resurgen. En Guatemala lo que ha colapsado es el Estado de Derecho, la autoridad de los dirigentes, porque están rodeados de mafiosos, de hace años. El Estado de Derecho es el elemento indispensable para la supervivencia de un Estado. Sin él un Estado no puede subsistir.

Hace poco menos de un año, La Prensa Gráfica publico declaraciones del Presidente Berger diciendo que el 80 por ciento del país estaba, de una forma u otra, contaminado por el narcotráfico. No he podido ubicar la publicación, pero la tengo de fuente muy confiable.

En ese contexto, el Presidente Berger tuvo que tragarse un trago amargo, cuando el miércoles pasado admitió, ante el cuerpo diplomático acreditado en Guatemala, que su país atraviesa momentos difíciles porque “la seguridad se ha visto amenazada más allá del control del Estado”.

Estado es el conjunto de instituciones, la existencia de una entidad reconocida internacionalmente como Estado, que puede participar en organizaciones mundiales, constituido de conformidad a una Constitución que lo rige, en la cual se establece quienes van a ser sus dirigentes y qué instituciones van a existir, como normalmente, desde Maximilien Robespierre vienen los tres poderes, judicial, legislativo y ejecutivo.

La Roma imperial, que era un Estado, tenía un fundamento legal excelente. De allí, Napoleón tomó los códigos, que los tomaron los chilenos, los argentinos y más tarde los tomamos nosotros.

Desde que ocurrieron los asesinatos de los salvadoreños el 19 de febrero, el caso de Guatemala, se ha venido deteriorando, hasta convertirse en una crisis política y diplomática que cobra hora tras hora mayores dimensiones, poniendo en grave peligro la mera institucionalidad del país.

El caso de Guatemala, como se dio en Colombia, son procesos de casi anarquía, como también se dio aquí en el caso del Presidente Romero en el 79; como se dio durante un periodo de un año o algo así en época de la Junta de Gobierno, cuya institucionalidad era muy débil. Había una guerrilla muy fuerte, que no le permitía al Estado hacer valer su institucionalidad que, desde su inicio, estaba muy debilitada. En ese sentido, un Estado se ve en peligro de colapsar.

Estados Unidos difícilmente va a colapsar, porque es un Estado que fue creado con proceso sociológico, cultural, étnico, hasta religioso. La Federación nace a través de la federación de los estados.

Aquí en El Salvador, tenemos un problema de legitimidad en la Asamblea Legislativa, porque el sistema de representación proporcional, la forma de elegir a los diputados únicamente de candidatos propuestos por sus partidos políticos, hace que el vínculo representante-representado sea muy débil.

Aquí no hay lo que en Estados Unidos existe: un gobierno del pueblo y para el pueblo. Aquí hay un debilitamiento de la institución política del Estado. Se modifican las reglas electorales vía una decisión del Órgano Legislativo. Se le dio vida al PDC, PCN y CD a través de una decisión de la Corte Suprema de Justicia. Se eliminó la plancha electoral por decisión también de la misma Corte, en violación a la Constitución, aunque la Corte se valió de un juego de palabras para salvarse de eso.

Una de las dificultades que el Estado moderno puede tener, es el grave problema de insuficiencia para enfrentar los problemas.

La forma actual de la organización del Estado cuando decimos insuficiencia, es que hay una deficiencia, no de poder, sino de organización para enfrenar los retos actuales y se vuelve necesario que los teóricos del Estado y los que se encargan de la construcción de las sociedades se pongan a estudiar un nuevo modelo que resulte en un proyecto de Estado que pueda enfrentar los retos no del futuro, sino del presente que son los que se van agudizando cada vez más.

Hay mecanismos, la vida genera creatividad y ésta produce mecanismos para ir enfrentando los retos. Estos tipos de crisis que se están presentando en la actualidad, se presentaron en otros modelos de organización. Sí hay esperanza, pero hay que ir creando un modelo que se adapte a las condiciones actuales.

El Estado de Derecho, que es el mejor que hay, que exige que se salve, tiene mecanismos para sobrevivir y los Estados absolutistas por eso van adoptando formas de Estados democráticos, de Estados de Derecho. Ahora estos tienen problemas serios que resolver y es necesario resolverlos dentro del Estado de Derecho sin abandonar el modelo.

Invito a mis lectores, sobre todo aquellos abogados y científicos políticos para que me envíen sus opiniones. Trataría de reunirlas todas en un ensayo que sería el aporte de ustedes y nuestro en el análisis de la compleja situación por la que estamos viviendo. Para esto, les agradecería que me hicieran llegar su opinión, no como comentario a esta publicación, sino que en un mensaje electrónico a mi dirección netorivas@gmail.com. Si la considero procedente, también la agregaría como comentario a esta columna. Muchas gracias.


San Salvador, marzo 4, 2007


Hasta mañana, si Dios quiere

9 comentarios:

Dr. Chinchilla dijo...

Fascinante tema Don Ernesto, coincidente con su publicacion en LPG hay otra que relatan del editorial de como se puede "medir" el grado de colapso

"son 12 indicadores, entre los que destacan “aparatos de seguridad” y “desligitimación del Estado”,Foreign Policy publicó en julio de 2006 su evaluación anual sobre la fragilidad o fortaleza de las naciones del mundo y analizó características económicas, sociales, políticas y militares.
según el último informe de un prestigioso organismo investigador que tiene su base en Inglaterra.

De 148 naciones de todos los continentes, Guatemala se ubicó en la posición 51.Solo haiti y colombia estan por debajo , o diria ESTABAN , despues de lo que sucedio , el proximo informe los pondra "al tope"

incluye 16 más de Latinoamérica, de los que también están El Salvador y Brasil"

NO ESTAMOS MUY LEJOS!!!!

“A efectos de este índice, un país que fracasa es aquel en el que el Gobierno no tiene el control real de su territorio, no está considerado como legítimo por una parte importante de la población, no ofrece seguridad interna o servicios públicos esenciales a sus ciudadanos y no tiene el monopolio del uso de la fuerza”.

De los 12 indicadores los que más destacan como elementos de inestabilidad para Guatemala son cuatro: las presiones demográficas, el desarrollo desigual, los aparatos de seguridad y la desligitimación del Estado

Vaya parecieras que son los de nuestro pais tambien !!!

En la pérdida de legitimidad del Estado guatemala aparece en niveles similares a los que lucen naciones africanas como Burundi y Liberia.

"En cuanto a aparatos de seguridad, es decir, los cuerpos encargados de combatir el delito y garantizar la seguridad ciudadana, aparece con mayor deterioro que los de Etiopía o Sierra Leona, que han estado en guerras internas y al borde del colapso"

Me parece interesante que esta organizacion tenga un "metodo de medicion" que como cualquier otro no es perfecto pero dice bastante.

Note como el factor "Desarollo desigual" es tan importante como los "cuerpos de seguridad"

Es una lastima que las estructuras injustas de poder en El Salvador no puedan entender que entre tanto las sigan manteniendo a largo plazo se estan haciendo una tumba ellas mismas!

Si tan solo se despojaran un poco y le dieran al pueblo el "minimum vital" , seguridad y dignidad de vida entonces nuestro estado sobrevivira.

Uncle Sam dijo...

Good Morning Mr. Neto:

You poner de acuerdo con ONU for today?

From La Prensa today:

ONU define Guatemala como “Estado fallido”

El representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala, el sueco Anders Kompass, da por hecho la existencia de impunidad y cree que lo que se ha visto es solo “la punta del iceberg del problema”.

Well, Guatemala and many others poder decir:

Guatemala declares ONU as organización fallida

Quien ser ONU para set example?

They are bribed, they rape, they defend bad guys, they get rich illicitly...

Just ask Kofi Annan and his son

Hugs,

Your Tio Samuel

Anónimo dijo...

Un Embajador de El Salvador haciendo pedazos a Guatemala en el principal matutino de El Salvador?

A todas luces, esto fue un incidente del narcotráfico internacional, pero El Salvador, a través de un columnista y embajador de renombre, procede a criticar a Guatemala.

Y eso es diplomacia?

Ernesto Rivas-Gallont dijo...

Con todo respeto, al segundo comentarista le digo: nosotros los participantes en esta columna (porque hemos sido cinco, cuatro distinguidísimos abogados y su servidor) no estamos "haciendo pedezos a Guatemala". Estamos analizando lo allí ocurrido (por cierto, criticamos también a instituciones salvadoreñas de hoy y del pasado reciente)y criticando a las instituciones fallidas. Este es un estudio serio, hecho por gente seria y su análisis debe ser igualmente serio; ver el fondo y no la superficie. Muchas gracias, en todo caso por su opinión.

Anónimo dijo...

El plan del Sr. Rivas debe ser cerrar la embajada salvadoreña en Guatemala para poder abrir una en Cuba, para no sobrecargar el presupuesto.

Mau dijo...

Estimado Señor Rivas, o Neto:

Le escribe un ciudadano común y corriente. Tengo 30 anos, soy economista
de la línea pro libre mercado, protestante por denominación religiosa,
mercadologo de "oficio, burócrata actualmente, empresario dueno de dos
empresas, esposo de un linda chica y orgulloso de ser salvadoreño,
aunque nací en Guatemala.

He estado leyendo sus columnas y lo escuche en la 102 nueve hace un par
de semanas y quiero expresarle que me encanta su columna, sus puntos de
vista bien documentados y su opinión objetiva. Habiendo aclarado mi
simpatía hacia su pluma quiero, por primera vez en mi vida, expresarle a
alguien no conocido, mi tristeza por los hechos que veo pasar en las
noticias: los crímenes cometidos en Guatemala son horrendos, ningún ser
humano merece morir como los diputados, y espero que se investigue lo
sucedido, sin embargo mas triste me siento por en nivel de anarquía que
veo en mi país, dejando a un lado Guatemala lo que veo en mi pais esta
semana es:

1. Inseguridad delincuencial. Crímenes horrendos peores que el de los
diputados pasan a diario acá, bastaria con que le cuente las historias
de uno de mis empleados que vive en Popotlan, Apopa, lo de los diputados
es de aprendices al lado de lo que hacen alli...

La campana hacia lo que pasa en Guatemala debería servirnos como espejo,
no para estar criticando a otro país: debería servirnos para evaluar
como estamos acá, y en mi opinión: igual y en algunos lugares, peor.

2. Veo desidia hacia el combate de la delincuencia, tengo la opinión que
las autoridades de gobernación y la PNC son aprendices en seguridad
ciudadana, a veces unos artistas circences con sus despliegues..., hasta
a veces he llegado a pensar que a propósito no combaten la delicuencia
con fines de utilizarlo politicamente para el futuro, y aclaro que vote
por ellos en las pasadas elecciones, no me mire como oposicion... Donde
están los agentes de la PNC? son tan pocos como para que no les veamos
en kilómetros a la redonda? cuando les vemos, están en operativos tan
específicos que les impiden proporcionar seguridad o simplemente velar
por que se cumplan leyes como las de transito.

A propósito de las leyes de transito: creo que en esto se muestra el
profundo irrespeto hacia las leyes en nuestro país: como ejemplo, hace
poco mi suegro criticaba los famosos vibradores aludiendo que le
incomodan y que no sirven, pues El de cualquier forma no baja la
velocidad y le arruina el carro. Le digo algo: mi suegro es la persona
mas recta que conozco y con este caso solo me queda evidencia que hasta
las personas mas correctas de este país no están dispuestas a respetar
las leyes de transito, el argumento siempre es el mismo: si los buseros
y los diputados no respetan, pues yo tampoco. Eso para mi es rebajarse.

3. Inseguridad juridica. Veo el trabajito del club en Los Cobanos, las
entrevistas de el ex-ministro de medio ambiente y la encargada de la
fundación que tiene a su cargo el cuidado del arrecife, y vuelvo a ver
anarquía: las leyes se vuelven a irrespetar; y asi podríamos citar miles
de ejemplos, donde con un poquito de poder, influencia, conocidos,
etc... acá la gente hace lo que quiere, y esto no deberia ser asi,,,

Hace pocos días, un colega lanza la nueva marca país: El Salvador,
impresionante!, como un nuevo esfuerzo por comenzar a hablar bien de lo
nuestro, para apreciar lo bueno que tenemos. Durante el evento, sentado
frente a la mesa de honor, tuve los sinceros deseos de pararme y decirle
al presidente: por favor Tony, haga algo por la seguridad! de que
servira traer gente para que la asalten o maten? (supo del muerto en
Decameron.. ah! imagino que no por los medios verdad?, si quiere nombres
se los puedo dar inclusive..., gracias a Dios el homicida esta preso, al
menos...)

Veo inseguridad por lo tanto, a nivel delincuencial como a nivel
jurídico. Sin embargo sinceramente creo que ya esta fuera del alcance de
nuestros politicos, y por eso estoy triste, por que mi país es bello, la
gente es preciosa, pero la delincuencia común y organizada junto con la
inseguridad jurídica hacen que todo lo lindo sea "por gusto" como dice
el pueblo.Tengo mi fe en Dios unicamente, que El puede hacer el milagro,
pues eso es lo que necesitamos.

Le felicito por tener el coraje de escribir, por generaciones mi
familia, incluyendo mi familia política ha creído que si lo hacemos
peligramos.... pues el sistema no soporta criticas, y estoy de acuerdo,
ahora inclusive soy parte del mismo, y por ello soy uno mas de miles de
salvadoreños anónimos, siga adelante, muchos apreciamos sus escritos.

Anónimo dijo...

¿Puede Colapsar un Estado?

Si por Estado se entiende el conjunto de instituciones, las cuales poseen la autoridad para pronunciar leyes para gobernar un conjunto de ciudadanos, existe una soberanía y hay un espacio definido, la respuesta es sí.

Si partimos o analizamos, la definición de Max Webber, sobre lo que constituye un Estado, como la organización que tiene un monopolio legitimo en el uso de la fuerza dentro de un territorio definido, la respuesta es sí.

El concepto del Estado moderno, proviene o es definido a través del tratado de Wesfalia y coincide con la transición de la ciudad-estado al estado, primeramente absolutista o autocrático y el capitalismo como modelo económico. Desde ese concepto, creo que es importante señalar la diferencia entre el concepto del Estado, anteriormente descrito, la forma de gobierno y lo que constituye un sistema político. Sin embargo eso necesitaría una discusión muy larga, por lo tanto me limitare solamente a hacer algunas observaciones sobre la forma de gobierno, el sistema político y el contexto del salvadoreño de Estado.

La forma de gobierno se refiere a las instituciones. Esas instituciones, son de carácter estatal, a través de las cuales un Gobierno se organiza para ejecutar el mandato de gobernar, el cuál ha sido entregado por la mayoría. El sistema político, lo constituye el orden social de instituciones políticas y apolíticas y el gobierno, como grupo de poder y garantizador del orden constitucional.

Contexto Salvadoreño
El Estado salvadoreño se caracteriza por una grotesca debilidad institucional, causada por diseño, la omisión o negligencia de sus gobernantes, que utilizan esa debilidad para fines individuales o sectoriales.

Esa debilidad institucional, es usada por grupos foráneos al Estado, como catalizador o motivación, manifestándose en el abuso del estado de derecho, por ciertos sectores, el abuso de poder por ciertos funcionarios y una corrupción generalizada en las instituciones que conforman el Estado.

Aunque estas no son generalidades típicas salvadoreñas, la transición a un sistema integrador mundial en términos económicos y la construcción de un supra-estado, constituyen una trampa para países pequeños como el nuestro, que apenas comienzan a aprender los mecanismos y responsabilidades de una sociedad civil participante y un estado responsable, cuyo mandato es gobernar para todos y no exclusivamente como la comitiva de grupos de poder.

Cuando un tercio de la población salvadoreña vive fuera del entorno de la frontera que define un país, por cualquier razón, es una manifestación de un Estado, sino colapsado, casi al borde del colapso. Cuando, la mitad de la población vive en condiciones, las cuales le previene acceder a las necesidades más básicas y necesarias para un ser humano, estamos al borde del colapso. Cuando el Estado, es tal que no puede garantizar la seguridad de sus habitantes, es un Estado al borde del colapso.

Si todo eso no es una zozobra, entonces explíquenme que es un colapso, ya que nuestra situación en cuanto a la gobernabilidad, no es muy diferente a la de Guatemala.

Saludos,

El Chapulín Colorado

Ernesto Rivas-Gallont dijo...

Excelente y sesudo comentario de Chapulín colorado, que compara muy bien con la opinión de mis doctos asesores en la preparación de la columna de hoy. Gracias, Cahpu y con su permiso, lo repetiré en la "esquina de mis amigos" el viernes próximo.

Anónimo dijo...

GUSTAVO LOPEZ-TRIGUEROS con un saludo para don Ernesto y participantes del blog.
Quiero creer que la pregunta es puramente retórica. Si partimos de la concepción de Estado como el ente integrado, tal como Ud. lo expone, de población, territorio y poder, vemos en el caso de Guatemala un problema en el aspecto de "población" que mejor definido sería bajo el concepto de "pueblo" o sea esa identidad homogénea de indivíduos residiendo en un territorio y sobre los que se ejerce el poder. Esto es difícil de definir en este caso pues Guatemala tiene un alto porcentaje de población nativa y que por añadidura hablan 23 diferentes lenguas. En el aspecto territorio no hay problema, con la excepción del reclamo al Reino Unido sobre Belize.Con respecto al poder emanado del estado de derecho creo no deja muchas dudas, los recientes hechos delictivos lo comprueban y para rematar el señor Kompass vino a pronunciar sentencia.
La contribución del erudito Chapulin no puede ser más iluminadora.
Para la experiencia salvadoreña las apreciaciones son similares en lo referente al ejercicio del poder, talvez se puede agragar que creo que el estado de derecho de un "estado" se puede evaluar revisando los fallos dela Corte Suprema de Justicia, ya que estos establecen y definen la interpretación de la LEY.
En los hechos está la respuesta.
Atentamente,
Gustavo