martes, octubre 17, 2006

¡Buenos días! Todo el día debería ser un amanecer en El Salvador.

EL PENSAMIENTO DEL DIA

El amor está compuesto de una sola alma que habita dos cuerpos

Aristóteles 384 a de C 322 a de C

LA ESQUINA POÉTICA DEL MARTES

SONNET 18

Shall I compare thee to a summer's day?
Thou art more lovely and more temperate:
Rough winds do shake the darling buds of May,
And summer's lease hath all too short a date:
Sometime too hot the eye of heaven shines,
And often is his gold complexion dimmed,
And every fair from fair sometime declines,
By chance, or nature's changing course untrimmed:
But thy eternal summer shall not fade,
Nor lose possession of that fair thou ow'st,
Nor shall death brag thou wander'st in his shade,
When in eternal lines to time thou grow'st,
So long as men can breathe, or eyes can see,
So long lives this, and this gives life to thee.

William Shakespeare (1564 – 1616)
Poeta y dramaturgo británico

COMENTANDO LA NOTICIA

LA DESPEDIDA DEL EMBAJADOR NORTEAMERICANO

El embajador de los EEUU en El Salvador Douglas Barclay, se despidió anoche de la comunidad salvadoreña en un discurso hecho ante nutrida audiencia, en el Hotel Radisson. FUSADES invitaba al evento.

Tradicionalmente, los embajadores norteamericanos se despiden del país en un discurso franco, sin tapujos y este no fue la excepción. Lo que sí llama la atención es que la despedida del diplomático (que no es de carrera, sino político --fue nombrado por el Presidente Bush de entre una lista de importantes contribuyentes a sus campañas--) de diplomático tiene muy poco; lo contrario, es franco y severo, como le asiste el derecho de pedir la canción a quien paga los mariachis.

El embajador leyó su discurso apegado estrictamente al texto preparado, posiblemente para que no quedara lugar a duda.

El Embajador Barclay, un hombre cortés y simpático, quien a pesar de no hablar correctamente el castellano, conoció a fondo nuestro país y la idiosincrasia de nuestra gente, durante los tres años que ha permanecido aquí.

El discurso del diplomático se inicia con un reconocimiento sincero a los logros del gobierno actual y lo felicita por ello, sin tomar ningún crédito. Cuenta que desde 1979, USAID ha donado más de 4 mil millones de dólares en ayuda a El Salvador, incluyendo casi 26 millones de dólares después del huracán Mitch y $174 millones luego de los terremotos de 2001. Y se refiere a la próxima firma del acuerdo con la Corporación del Reto del Milenio por más de cuatro cientos millones de dólares para aliviar la pobreza en la zona norte.

Hasta allí el “yo te amo tu me amas”.

El embajador entra a la etapa medular de su “adiós muchachos”, recordándonos que estamos enfrentando”problemas serios – problemas que amenazan con detener el crecimiento económico, parar la inversión extranjera e, inclusive, deshacer muchos de los logros alcanzados desde los acuerdos de paz”.

Dice el embajador, que para que el ritmo de crecimiento continúe, el país “debe poner un alto a la violencia criminal. ¡Ahora!", casi grita. Nos recuerda que el crimen está afectando a la economía; aumenta los precios y los costos de hacer negocios. De hecho se dice que el 11 por ciento de los costos de hacer negocios se dedica a proveer seguridad, más de $1.7 mil millones, que están siendo invertidos en seguridad, en lugar de ser inversión para la producción.

“El crimen violento obviamente desmotiva la inversión extranjera, incluyendo la inversión proveniente de los Estados Unidos. El crimen tiene el potencial de destruir todas las oportunidades creadas por CAFTA, por el Acuerdo de la Cuenta del Reto del Milenio y por otras iniciativas comerciales y económicas”, dijo el embajador.

A continuación, en un párrafo importante, el diplomático reasalta la importancia de estructurar un plan integrado contra la criminalidad. Y se pregunta que dónde está la condena pública masiva y la presión hacia todo el gobierno para lograrlo.

Dice, y lo plantea en forma de pregunta, que no existe unidad entre los líderes de todos los sectores y tendencias políticas para solucionar este problema Pero aun más serio duda que haya voluntad política para enfrentar este problema y solucionarlo.

Hace notar el diplomático que la recaudación deficiente de impuestos debe corregirse, pues se necesitan recursos, sea creando nuevos impuestos (habló de un impuesto de emergencia) o esforzando un mejor sistema de recaudación. “No hay espacio para gorrones que le roban la posibilidad de un mejor futuro para sus conciudadanos”, concluye Mr. Barclay.

Pone énfasis en la importancia de una adecuada rendición de cuentas de parte del gobierno y propone que los ciudadanos exijamos acceso público a la información gubernamental. Algo que no es de simpatía del gobierno actual.

La corrupción es un rubro también destacado en el discurso. El embajador dice que debemos exigir que los funcionarios corruptos sean denunciados y sometidos a juicio.
“Cada ciudadano debe hacer su parte, sin importar en que lugar esté. Cada ciudadano debe trabajar para el bien común, no solo por su propio bien”.

“Cada funcionario público debe hacer su parte para utilizar las rentas públicas responsablemente. El Salvador simplemente no se puede dar el lujo de que cualquiera robe fondos de las arcas públicas. Cada dólar robado es un dólar menos para seguridad, para acceso a agua potable, para salud, y para educación”, cierra enfáticamente el embajador este tema.

El embajador se refirió también al sistema judicial y a la necesidad de reformarlo. Explica que “el principio de la independencia judicial es inherente a la separación de poderes en nuestras constituciones, estipulada para garantizar que los jueces no sean víctimas de presiones políticas o que tengan intereses políticos”.

Finaliza su intervención el embajador, planteando la necesidad que los salvadoreños tenemos que “tomar como tarea propia el acabar con la polarización política”. Y, en un tiro directo al marco del FMLN, dice que “todos los políticos y los partidos deben trabajar en conjunto para el bien común de la nación. Trabajen juntos para desarrollar un presupuesto que provea los recursos para enfrentar los asuntos de atención urgente. Trabajen juntos y apruébenlo. Trabajen juntos y dejen de obstruir la aprobación de reformas que van a proveer recursos muy necesarios, aun si esto afecta sus propios bolsillos”.

Hubo preguntas, pero, lamentablemente, ni siquiera una de ellas fue de fondo ni vale la pena comentarlas. Lo bueno fueron los muchos comentarios, al márgen, al terminar la intervención en un coctel que ofreció Fusades a sus invitados.

Hasta mañana

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre es así...cuando ya se van...empiezan a sonar los mariachis !!! Esto era de preveerse. Lo más triste es el poco eco que las palabras del Embajador tendrán en los miembros del gabinete. Me inquieta el hecho de la "costrumbre". Hasta el momento no nos hemos quejado o manifestado pacificamente.
El gobierno tuvo como slogan...PAIS SEGURO....yo me pregunto...CUAL ??? SUIZA ????

Lamentablemente de manera personal me he dado cuenta que le di mi voto a "un locutor"...un gran comunicador.....de estadista y gobernante...el Sr. Saca no tiene nada.

Saldrá con alguna nueva invención los próximos días ( cuando regrese al país) hablando y hablando por no decir parloteando de TODO lo que PIENSA hacer.....y en eso se ha basado su agenda....en puras PALABRAS.

No vemos acciones DURADERAS, no hay plan de gobierno !!!

HASTA CUANDO PUEBLO VAS A DESPERTAR !!!

Anónimo dijo...

CORRIGO COSTUMBRE.

Anónimo dijo...

perdón...."corrijo" disculpe don Ernesto, es que de pronto me enfurecí con tanta apatía que mostramos ante los hechos delictivos en el país.

Habrá alguna manera de frenar esta escalada de violencia, sin la loca propuesta de enviar al ejercito a las calles ?

Estaremos regresando a la década de los 70-80?...quizás no aprendimos la lección y la tarea será nuevamente dejada.

saludos de santa ana...la ciudad de la basura y las calles llenas de hoyos !!

Ernesto Rivas-Gallont dijo...

Lo bueno de todo esto es que la presión popular va a tener que ser escuchada. BASTA YA! es el grito unánime del pueblo y si hoy nos escucha el gobierno, aqui se puede desatar más violencia, pero esta vez popular. Espero que eso no ocurra, porque no nos conduciría a nada bueno. Lo que preocupa y enfatiza la desesperación de los ciudadanos, es ver en las encuestas más recientes, las soluciones que proponen, entre ellas la pena capital. Eso solo significa desesperación, pero no por eso es la solución. Es que sus proponentes no se dan cuenta lo que sugieren? Pena capital, por que? La violencia que estamos viviendo, si bien es agobiante y seria, no amerita que a alguien lo condenen a muerte, porque violentó una vivienda, se robo un celular, mismo porque asesinó que es el crimen más severo que se escucha a diario. Un juez para dictar una sentencia de muerte, tendría que ser una persona extraordinariamente justa, inteligente y conocedor a profundidad de nuestros códigos. No son muchos los jueces que reunen estos requisitos. Además, sobre la pena capital, su reinsitución haría que El Salvador fuese percibido como un país paria, que se aleja de los civilizados, que por docenas están aboliendo la pena capital.

Sigan enviándo sus comentarios, que ellos me enriquecen.