jueves, octubre 05, 2006

¡Buenos días! Todo el día debería ser un amanecer en El Salvador.

EL PENSAMIENTO DEL DIA

Algunas personas nacen mediocres, otras logran llegar a mediocres y algotras son empujadas a la mediocridad.
Joseph Heller (1923 – 1929)
Autor norteamericano

LA ESQUINA DE RECUERDOS DEL JUEVES

La 5ª Avenida Norte, en Santa Tecla, lleva el nombre de Julio Gaitan. Pero no todos saben quién era don Julio Gaitan. Don Julio, Hermano salesiano, era panameño de nacimiento, uno de los ocho hijos de José María Gaitan y Catalina Camarena.

Cuando apenas cursaba el quinto grado, en Dolega, Panamá, los Padres Agustinos lo llevaron a un convento, pero no duró allí mucho tiempo y se retiró por voluntad propia. Sin embargo, su destino estaba trazado. El párroco de Dolega lo persuadió para que se fuera con los salesianos a la capital panameña. Allí, don Julio la hizo de acólito y se especializó en sastrería.

Nosotros los maduros ex alumnos chalecos, recordamos al padre Tantardini, inspector salesiano de Centroamérica, quien fijándose en don Julio, lo envió a Costa Rica y, más tarde a El Salvador, donde llega cuando tenía 17 años. Allí se inscribió como aspirante salesiano en la casa de Ayagualo y en diciembre de 1941 profesó como coadjutor, trasladándose a nuestro Santa Cecilia, en Santa Tecla. Fue en Santa Tecla, donde se convirtió en asistente de artesanos y más tarde, en asistente de aspirantes a coadjutores salesianos.

En 1944, don Julio se trasladó a Cartago, Costa Rica para trabajar como maestro de sastrería. En 1949, regresó a Santa Tecla, a trabajar en la tenería durante 29 años, hasta que la cerraron en 1979. En 1965, viajó a Italia (el sueño de los chalecos) donde continuó aprendiendo sobre variados oficios.

De regreso en Santa Tecla, don Julio trabajó, durante muchos años, en la escuela de talabartería, anexa al colegio. Sus muchos alumnos lo recuerdan siempre con gran cariño no solo por su sabia enseñanza, sino por el espíritu de ayuda y camaradería que siempre lo distinguió.

La ciudad de Santa Tecla lo distinguió como ciudadano ejemplar y dio a la 5ª Avenida Norte su nombre. La Asamblea Legislativa, también reconoció los méritos del buen artesano y lo honró nombrándolo ciudadano distinguido.

COMENTANDO LA NOTICIA

Nunca es tarde para comentar eventos que afectarán a gran número de salvadoreños. Me refiero a la aprobación, el mes pasado, de la ley que establece la emisión de títulos valores para el pago de la deuda previsional del país. La nueva legislación manda la creación de un fideicomiso, cuyos fondos saldrán de la venta de Certificados de Inversión Provisionales (CIP), que serán títulos a 25 años plazo, con una tasa de interés equivalente a la LIBOR más un 0.75% -cerca de 6.15%, según la tasa actual-. Los CIP sólo podrán ser comprados por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), quienes deberán destinar, según la misma ley, hasta un 30% de los fondos de pensión a la compra de los mismos.

ARENA, PCN y PDC unieron sus votos para avalar la legislación, que manda además que el Estado aporte un capital semilla de $20 millones para el fideicomiso. La propuesta fue elaborada por la Secretaría Técnica de la Presidencia y el Ministerio de Hacienda, en vista que el Estado se endeudaba cada año para pagar cerca de $400 millones en pensiones, correspondientes a los jubilados y nuevos endeudamientos, probablemente, serían bloqueados en la Asamblea por el FMLN.

La Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensión (Asafondos) calificó como positivo el cambio, porque también establece que un 10% de los fondos, que actualmente rebasan los $3,138 millones, puedan invertirse en títulos en el exterior. También se crea la figura de los multifondos, según la cual, una vez ajustada e implementada, el cotizante podrá decidir en qué quiere que se inviertan sus ahorros. Asafondos manifestó su reacción a través de Julio Bustamante, experto en pensiones y ex superintendente del ramo en Chile, quien aseguró que lo mejor de esta reforma es que permite diversificar el portafolio de las AFP.

Para el año 2007, el gobierno debe pagar a los jubilados (del sistema público de pensiones) alrededor de $345 millones. El problema es que el gobierno no tiene ese dinero y esta endeudado hasta el cuello, opina Latin on Line el 20 de septiembre. Para salir de este problema se debe recurrir a préstamos. Sin el FMLN, la Asamblea no puede aprobar estos prestamos, por ello la Asamblea Legislativa, aprobó con los votos de ARENA, PCN y PDC, la creación del fideicomiso que es un contrato en que una persona o empresa autoriza a otra la administración de un bien en beneficio de otras personas, en este caso las AFP. La ley autoriza al Banco Multisectorial de Inversiones (BMI) a utilizar el dinero de los cotizantes para pagarles las pensiones a los jubilados.

En el 2007, las AFP prestarán al fideicomiso $345 millones para pagar las pensiones, a cambio las AFP recibirán unos documentos legales que se llaman Certificados de inversión provisional (CIP), que el gobierno deberá pagar en un plazo de 25 años mas intereses. Este fideicomiso es un préstamo disfrazado, ya que piden prestado a las AFP, y esto, en opinión de muchos, es ilegal, porque solo la Asamblea Legislativa puede aprobar nuevos prestamos. Además las AFP no van a sacar el dinero de su bolsillo, sino de los cotizantes. Esto también es ilegal, porque la ley dice que el dinero que cotiza cada trabajador pasa a una cuenta personal, que no puede ser utilizada para pagar las pensiones de otra gente. ¿Que pasaría si el gobierno se va a la bancarrota? No podría pagar el dinero a las AFP y el sistema de pensiones colapsaría. Por esa razón las pensiones están en peligro.

Eso, por supuesto, es especulación, pero, al paso que vamos, la capacidad de pago del gobierno se está reduciendo aceleradamente. Y de no hacer una reforma fiscal seria e implementar un programa también serio y de inmediato, para recaudar los impuestos que se evaden, la especulación se vuelve cada día más real.

Tampoco es cierto, que el próximo año, el gobierno cubrirá su presupuesto de egresos sin necesidad de nuevos préstamos. Como hemos visto, lo que se ha estructurado con la nueva ley, es un mecanismo para que el Estado contraiga más deudas, sin necesidad de recurrir a la Asamblea para su aprobación.

Hasta mañana.

2 comentarios:

Raul Armando Interiano dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Jaime Menéndez dijo...

Por las opiniones y reportajes que pude leer durante el período comprendido entre el anuncio del fideicomiso y su aprobación, el gran problema del "nuevo" sistema de pensiones salvadoreño es que la reforma que lo hizo nacer a finales de los 90 fue incompleta y demasiado optimista con respecto al futuro del crecimiento de la economía salvadoreña.

Como resultado, hoy tenemos nada más 2 AFPs, con unas limitadas opciones de inversión, obligadas a comprar "papeles" del estado y con unas tasas de rentabilidad que con dificultad se equiparan a la tasa de inflación cada año.

Como dice Don Ernesto, si el Estado llega a quebrar, las pensiones se esfuman.

Un comentario adicional que quiero hacer está relacionado con los accionistas mayoritarios de las AFPs. Luego de que Citibank y BBVA se retirarán de ese negocio en el país, las AFPs quedaron en manos de grupos financieros locales. Será interesante ver qué sucede cuando eventualmente estos grupos sean adquiridos por conglomerados mundiales. Espero que eso sirva para reforzar la confianza de nosotros los cotizantes.