lunes, octubre 16, 2006

¡Buenos días! Todo el día debería ser un amanecer en El Salvador.

EL PENSAMIENTO DEL DÍA

Todo hombre toma el límite de su campo de visión como el fin del mundo.

Arthur Schopenhauer (1708 – 1860)
Filósofo alemán.

LA ESQUINA FILOSÓFICA DEL LUNES

. . .el poder está legitimado sobre la base de la educación, sólo los más educados de la sociedad podrán ocuparse de regir la vida de los demás habitantes. . .

EL PODER DEL GOBERNANTE.

Como hemos considerado, la virtud moral del gobernante era importante para Platón, al igual que la educación; establecer que el poder está legitimado sobre la base de la educación, sólo los más educados de la sociedad podrán ocuparse de regir la vida de los demás habitantes, pero éstos a su vez deberán ocuparse de los que no han sido beneficiados con esta cualidad, para ayudarlos a acceder a lo que Platón denomina el "mundo de las ideas", en donde se encuentra la idea del bien (bien supremo) que debe regir la vida de los individuos. En este mundo inteligible, todas las cosas son observadas en su más puro esplendor, por lo que el fin último del alma de las personas es contemplar las mismas a través de la búsqueda de la verdad, ya que todo lo que rige en el mundo sensible, es arbitrario y una copia a veces demasiado inexacta de todo lo que es verdadero. En su libro VII, de La República, Platón establece: "... nos corresponde a nosotros, los fundadores de la ciudad, obligar a las mejores naturalezas a que alcancen ese conocimiento (...) contemplen el bien y realicen esa ascensión de la que hemos hablado".

Algunos autores contemporáneos realizan un análisis de este poder que tienen los gobernantes, y muchos han concluido que el mismo es en gran medida arbitrario y totalitario. En parte es arbitrario, porque el genio político está por encima de las leyes, el mando de una persona no puede ser confeccionado a medida de una persona, sino que como ya establecimos en el párrafo anterior, es una mezcla de la educación del gobernante, pero no sólo desde el punto de vista intelectual, sino también moral, y con gran influencia de las cualidades naturales del individuo. Asimismo, es un poder totalitario, debido al hecho de que, como establece Platón nadie puede vivir a su libre antojo, deben existir leyes y reglas claras que regulen la vida libre de los individuos, ya que es engañoso pensar que los individuos pueden ser observadores de las leyes más severas si se auto dirigen.

COMENTANDO LA NOTICIA

TRESCIENTOS MILLONES Y LAS ELECCIONES DE NOVIEMBRE

Mañana martes, la población de Estados Unidos llegará a 300 millones de habitantes, según la oficina de censo. La noticia coincide, infelizmente, con las elecciones norteamericanas el próximo mes, a escasas tres semanas. Con el sentimiento anti inmigrante que prevalece en Estados Unidos, la noticia sonará campanas de alarma para ese importante número de votantes, quienes inclinarán su voto a favor de los Representantes y Senadores que hayan hecho campaña favoreciendo el endurecimiento de la legislación migratoria, mayores y más rápidas deportaciones y la construcción del muro fronterizo.

Veamos un poco por que. Cuando Estados Unidos declaró su independencia de la corona británica, su población era de unos 3 millones. Hoy día, la población aumenta a razón de una persona cada 11 segundos.

Desde la declaración de independencia de la corona británica, cuando la población de Estados Unidos era apenas de 3 millones, tomó 139 años para que llegara a 100 millones en 1915. Después tomó 52 años para alcanzar 200 millones en 1967 y 39 años para subir a 300 millones. De acuerdo a las proyecciones del censo, los 400 millones de habitantes llegarán en 37 años, en 2043.

Por supuesto, eso podría cambiar, si la preocupación respecto a la inmigración resultara en el cierre de las fronteras. Sin inmigración, la población de Estados Unidos podría crecer mucho más lentamente, con el consecuente alivio en las presiones políticas.

Lo que esto significa, es que el tema de la inmigración seguirá dominando la agenda política norteamericana, por un futuro imprevisible.

Los inmigrantes, legales o ilegales, representan alrededor del 40 por ciento del crecimiento poblacional.

La inmigración, entonces, es parte importante del incremento vegetativo de la población, entendido el término como el exceso de nacimiento sobre fallecimientos.

Trescientos millones, es un recordatorio incómodo de que en las ciudades grandes de las costas Este y Oeste de Estados Unidos (donde más se concentran los salvadoreños) el espacio se está terminando. Más gente genera más tráfico, más crecimiento urbano descontrolado, más reglamentos contra el crecimiento, más protestas ciudadanas y más emisiones contaminantes, responsables por el recalentamiento global.

El crecimiento poblacional multiplica el consumo de combustibles. Estados Unidos, que representa solo el 4 por ciento de la población mundial, consume el 25 por ciento de todo el petróleo del planeta.

En fin, todo apunta a que el problema de nuestros compatriotas en Estados Unidos, lejos de aliviarse, a pesar de las buenas relaciones que prevalecen entre ambos gobiernos, tiende a agravarse. ¿Cómo? Más y más rápidas deportaciones, muy pocas probabilidades de una nueva extensión del PPS, después de noviembre del próximo año, pocas probabilidades de dejar en cárceles norteamericanas a delincuentes salvadoreños convictos, menos tolerancia de parte del gobierno, más restricciones en la emisión de visas, sobre todo de residencia, pero aun en las de turismo y endurecimiento, en general, de la política migratoria; sin contar con la animadversión de la población norteamericana preocupada por los problemas que trae consigo.

Por mucho dolor que cause decirlo, tenemos que reconocer que El Salvador y los salvadoreños, somos notorios en Estados Unidos, no por la laboriosidad y éxito de algunos, como los que vinieron al “festejo de amor” con el hermano lejano que organizó el gobierno la semana pasada (traiga su dinero, mande más remesas, pero continúe como salvadoreño sin derecho al voto) sino por las maras Salvatrucha, o la 13 y tantas otras, por nuestro indigenismo y poca cultura.

Hasta mañana

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento diferir en algo mi estimado Don Neto. El indigenismo, no es una causa en si de la violencia, pero si lo es, la ignorancia causada por la exclusión social. Ahora, por exclusión social se entiende, la inhabilidad de la sociedad en crear las condiciones para que todos sus integrantes realicen su potencial. Y marginalización social, es la carencia de representatividad, debido a la falta de capital social.

Lo que yo no puedo aseverar es que la exclusión social se da como una conspiración; porque todas las personas tenemos derechos y responsabilidades y, las que caen en la esfera del individuo no son de ninguna manera transferible, más sin embargo, el éxito individual depende de la disponibilidad y uso de las oportunidades.

Muchos han tratado en El Salvador, de explicar la violencia aplicando teorías evolutivas o lo que yo llamo darwinismo social. El problema, es que no hay nada científico que indique que hay sectores sociales genéticamente programados hacia la violencia. Es mas, cada vez que aplicamos esas teorías caemos, ya sea en estereotipos o en el abuso de los derechos humanos. El hombre es como un talismán, solamente la educación puede hacerlo reflejar sus potencialidades.

Su articulo toca el tema de la emigración, algo muy importante dado el contexto salvadoreño. Por el momento el análisis se ha reducido al aspecto de las remesas y no al capital humano disperso por todo el mundo, que podría contribuir a salir del pantano en el que nos encontramos.

Gracias, hasta a luego y Ciao.

Dr. Rigoberto Chinchilla dijo...

El mayor problema que veo en ciertos articulos que exaltan el exceso de poblacion como un "problema" es que muchos usan este argumento para fines migratorios/ racistas sin mayor analisis. Doy un ejemplo

Estados Unidos dara visas a los proximos 100,000 ingenieros de alto nivel con maestrias que quieran irse a vivir a USA (o al menos a la mayoria) NO IMPORTANDO CUANTA POBLACION TENGAN !, El exceso de poblacion per se no es un problema, el problema esta en cuan bien educada y capacitada esta esa poblacion.
Ningun pais se va a preocupar por el exceso de población cuando esta esta bien educada y calificada , puesto que esto genera mayor riqueza.
Sin embargo la mayoria de Salvadoreños migrantes tienen poca educación y eso si es un problema. (No necesariamente el hecho de ser indigenas, que no entiendo Don Neto en que sentido usted lo menciona, pues un indigena bien educado pues sera bienvenido en la mayor parte del mundo)

Si queremos seguir con la politicas de que los hermanos lejanos mantengan a flote al pais por los proximos 100 anhos pues El Gobierno Salvadoreño tendra que preocuparse por educar mejor al inmigrante, sin embargo no seria sorpresa que entre mas educada sea la poblacion el pais va a mejorar a tal grado que la migracion masiva no se vera mas a largo plazo. Y gente mas inteligente, capacitada y educada tomara mejores decisones en el gobierno que las "vacas" y "burros" que las estan tomando actualmente.(con algunas excepciones)

Ernesto Rivas-Gallont dijo...

Comento ambos comentarios. Creo que el indigenismo (no indígenas,como interpretó el Dr. Chinchilla) es decir pobreza, provoca violencia.

Los hechos son obstinados. Frente a la mistificante teoría de la modernización, se impone la presencia de hechos violentos cuya relación con la pobreza es innegable y cuya constatación es una constante en la literatura.

Esta relación se da en ambas direcciones: la violencia directa produce pobreza y a la inversa.
La pobreza es el factor central que interviene en la emigración de una mano de obra que, casi por definición, busca empleo en Estados Unidos, donde cree que es relativamente fácil encontrar trabajo. Esa inmigración alimenta el racismo preexistente, con los resultados violentos que se producen con cierta asiduidad en todas sus formas.

De la pobreza se puede pasar con facilidad a la agresión contra la propiedad o contra las personas. Pobreza y criminalidad se consideran unidas. La respuesta inmediata es la autodefensa: se pide más ley y orden, es decir, más policía o, en la mayor parte de los casos, se recurre a la policía privada. Así sucede en El Salvador.

El Dr. Chinchilla pone el dedo en la llaga. Lamentablemente, serán muy pocos los salvadoreños que se podrán valer de la generosidad norteamericana en la importación de profesionales altamente calificados. Y él menciona el problema de la educación en el país. Punto central de la problemática salvadoreña. Mientras mantengamos niveles de tercer o cuarto grado de educación primaria, como promedio en el 80 por ciento de la población y solamente un 3 por ciento que distingue a aquellos que han curzado (no graduados) cursos universitarios, la falta de educación nos mantendrá condenados a un progreso extraordinariamente lento. Gracias por sus comentarios.

Anónimo dijo...

"la falta de educación nos mantendrá condenados a un progreso extraordinariamente lento"

Gracias Don Ernesto por decirlo tan claro.

Como minimo, el 3% (y el 17% restante) deberia colaborar para reducir ese 80% que carece de educacion superior. Y no se deberia esperar que el gobierno actue, esto deberia ser una iniciativa social que surja de la ciudadania, que las empresas (todas) participen en un programa de responsabilidad corporativa social para educar a la poblacion.

Que interesante fue leer que agricultores de Chalatenango utilizaban computadores para determinar los precios de sus productos, ese es un ejemplo sencillo de objetivos alcanzables, imaginense lo que se lograria si existiera un compromiso social y una vision a largo plazo.

Que impactante es leer blogs de voluntarios de los cuerpos de paz y darse cuenta que extranjeros vienen a ayudar algunas comunidades rurales en el pais, quiza no es mucho, pero algo es algo al fin y al cabo(que no sirva este comentario para debatir acerca de la presencia de esa organizacion en el pais, ni para especular, solo traigo a cuenta lo que he leido en los blogs personales de los voluntarios).

Ya quisiera ver a un grupo de estudiantes de la ESEN, UCA, Nacional, Einstein, entre otras, dedicados durante 2 años a proyectos de educacion, empujando a la poblacion a salir de ese 80%, y enseñandoles como hacerlo ellos mismos (algo asi como "train the trainers").

Y es que el quiere puede.

Una vez, en una entrevista de trabajo, me preguntaron: "a donde se ve usted en 10 años"?

Y si le hacemos la pregunta a nuestro pais: "El Salvador, y tu, a donde te ves en 25 años"?

En fin, estos son los sueños ideales que tengo, y ojala algun dia regrese y tenga la oportunidad de participar y compartir lo que he aprendido con la gente de mi pais.

Muchos saludos, aqui lo leemos tambien, en Emiratos Arabes Unidos.