jueves, octubre 19, 2006

¡Buenos días! Todo el día debería ser un amanecer en El Salvador.

EL PENSAMIENTO DEL DÍA

Los hombres jóvenes quieren ser fieles y no lo consiguen; los hombres viejos quieren ser infieles y no lo logran.

Oscar Wilde
Autor, dramaturgo, novelista y poeta.

LA ESQUINA DEL RECUERDO DEL JUEVES

Continúo con el relato que inició la semana pasada mi buen amigo, Mauricio Castro Aragón.

Allá por los años 50. . .

El club Salvadoreño con su Bar Americano, era un lugar muy solicitado y visitado por los capitalinos que estábamos en edad para iniciarnos en todo sentido. Tenía la ventaja de poderse llegar sin pasar por la puerta de ingreso principal que exigía tener saco aunque no corbata. Se entraba por el ingreso a la insalubre piscina que estando en el sótano jamás recibía los rayos del sol. Pero la atracción principal sobre todo los fines de semana era presenciar y escuchar los contadores de chistes mas fabulosos de la época, Eduardo Casanovas y Ernesto (el Chato) González. Los jugadores de boliche y los de billar eran presencia obligada allí.

No todos los capitalinos jóvenes eran socios de los principales clubes como el Casino Salvadoreño, el Club Internacional, el Circulo Deportivo Internacional. De la fusión del Casino y el Club Internacional posteriormente nacería lo que es ahora el Club Salvadoreño. Ingresar a esos clubes no era fácil; había que tener un padrino que fuera socio fundador y someterse a una votación de los socios fundadores. Con tres “bolas negras” el candidato era rechazado.

Por todos esos motivos se iniciaron dos entes sociales que dieron prestigio y facilidad a personas que desearen ingresar o no y poderse divertir sanamente: el Casino Juvenil y el Casino América. El Juvenil comandado por Goyito Arbizú, inicio las celebraciones de la Fiesta Anual del Café en Noviembre de cada año. Las más lindas mujeres de esa época fueron candidatas representando a los Departamentos productores de café y las reinas siempre se escogieron en una alegre fiesta en donde todos hombres y mujeres asistían de traje típico. Con la extinción gradual del Juvenil, la Cámara Júnior se apropió del reinado del café, lo que le significo buenas ganancias para saldar cuentas que los júniores habían contraído al adquirir el Blue Door, uno de los pocos Cafés que fue fundado por damas de origen mixto salvadoreño- estadounidense .

Los bailes que organizaba el Casino América casi siempre contaban con la presencia de la Internacional Polio, orquesta de unos 15 profesores con su especialista en ritmos caribeños.

Toño Linares, Paco Palavicini, su director y Lito Barrientos con su Orquesta Barrientos les dieron a nuestros músicos fama internacional al asistir a los festivales de Cartagena en Colombia e inclusive en la Habana. El mambo y la guaracha eran las músicas de moda para los bailes y figuras como el negro Dávila al ejecutarlos obligaban a que se les hiciera rueda para admirar sus proezas.

Juventud, divino tesoro, / ya te vas para no volver! / Cuando quiero llorar, no lloro, / y a veces lloro sin querer… Nos recuerda el inmortal Darío.

COMENTANDO LA NOTICIA

EFEMÉRIDES

Talvez sea por la edad que causa añoranza, pero soy un adicto a la columna diaria que sostiene el buen amigo de los columnistas de La Prensa Gráfica, don Alfonso Salazar, Efemérides, también víctima del nuevo diseño del diario, cuando perdió más de la mitad de tu tamaño tradicional.

En la columna de ayer, don Alfonso nos recuerda que hace 50 años, fueron retirados los buses en mal estado “por ser una amenaza pública” y que no podrían circular por ningún lado, hasta que no fueran reparados.

También nos recuerda, que hace 25 años, la Liga Femenina pedía que se instauren, de manera urgente, “las clases de moral y cívica en los programas de enseñanza” para que los ciudadanos “puedan obtener una conciencia acorde con su correcta participación en la vida de la sociedad”.

Como que no ha cambiado nada desde hace 50 o 25 años. Hoy el universalmente repudiado gremio de los buseros, mantiene en rehenes a la Asamblea Legislativa y hace de su voluntad todo lo que se le antoje. Les condonan las infracciones de tránsito, por graves que estas sean, prorrogan la vida útil de sus vehículos de la muerte, por viejos y destartalados que estén, en fin, hacen torerías, a ciencia y paciencia de los indulgentes (a la fuerza) usuarios de su servicio. Un diputado que es de ese gremio y carnal del diputado suplente pícaro, con un compañero, dirigente del gremio con ojos somnolientos, imponen su voluntad cínicamente. ¿Qué es lo que permite a este gremio salirse con la suya? Debe de haber razones poderosas que los ciudadanos comunes desconocemos y solo podemos imaginar. Pero el costo para el Estado y, lo que es peor, para los usuarios, es incalculable. La movida más reciente la vimos hace apenas unos días. Para que los honorables padres de la patria no tuvieran que “estarse molestando” cada año, prorrogando la vida útil de esas máquinas letales, se les ocurrió al diputado busero y al dirigente de ojos somnolientos, proponer que de un atarrayazo se aprobara un decreto que haría innecesario que la prórroga se volviera una rutina legislativa anual, que disponga que la prórroga es válida por varios años. Aun no se ha aprobado el decreto de marras, pero no tardan en hacerlo, tal es la fuerza irresistible del execrable gremio. ¿Y nosotros? Muy bien, gracias.

Lo que ocurrió hace 25 años, según la simpática columna, sigue tan vigente hoy como lo fue entonces. El currículo escolar no incluye moral y cívica, como lo estudiamos nosotros cuando muy jóvenes. Es como si los salvadoreños no lo necesitamos, porque nuestro comportamiento es apegado estrictamente a los principios éticos y morales que rigen o deberían regir a la humanidad. He platicado con varios educadores y amigos intelectuales y todos coinciden que ese es un vacío muy grande en nuestro sistema educativo, pero ningún ministro de educación, desde hace muchos años, ha considerado esa necesidad imperativa. Seguramente, porque ya los estudiantes tienen demasiada carga académica y no hay mas espacio para dedicarlo a materias innecesarias como moral y cívica.

¿Es que la falta de ética de muchos no es atribuible a los malos principios que prevalecen en nuestra sociedad? ¿Es que el crimen y la violencia que nos abruman no se deben, en buena parte, a la poca y muy deficiente educación de los nuestros? ¿O será que nuestras autoridades del ramo no se preocupan por educar a los alumnos desde muy jóvenes en los principios básicos de conducta humana? Uno se siente impotente para afrontar estas deplorables realidades.

Perdónenme, pero se me salió el indio.

Hasta mañana.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Ernesto,
Parece que la moral y civica no fluye desde el gobierno hasta el ciudadano comun, y por no ser parte de programas educativos, la educacion moral y civismo quedan ahora en manos de la familia ...

Comentando el rincon del recuerdo: hay un blog por ahi que cuenta la historia de las familias judias en El Salvador (http://storylistener.blogspot.com/), es interesante que por ahi se menciona que la comunidad judia fue la fundadora del Club Deportivo, porque a ellos no se les admitia como miembros en el Club Salvadoreño. Lo curioso es que en el Club Deportivo (Circulo Deportivo) tampoco se acostumbraba aceptar miembros de origen palestino y por lo tanto estos ultimos decidieron fundar el Club El Prado, que luego se llamo, Club Arabe Salvadoreño. Los tiempos cambiaron y ahora, quien tenga los medios puede pertenecer a cualquier club de los mencionados. Pero, es curioso, como en todo ambito, pais y cultura se ve segregacion social.
Sera que tambien los fundadores de esos clubs carecieron de clases de moral y civica?

Hay una asociacion muy interesante, International Association for Human Values (http://www.iahv.org), ellos tienen programas en varios paises asiaticos y del medio oriente para reeducar fuerzas militares, policiales, reos y poblacion en general. Quiza alguna vez les podamos solicitar su presencia para ir a El Salvador y escuchar sus recomendaciones.

Dr. Rigoberto Chinchilla dijo...

Lo mas importante de todo es

Cual Moral enseñamos ?

Habra una moral universal que pueda ser enseñada estrictamente en terminos de respetar al projimo y los bienes del projimo.

La observacion de anonymous, pone el dedo en la llaga!!

Mucha gente dice que la moral de antes era mejor, pero esa misma gente era(y es!) racista, clasista y no tenian (ni tienen!) ningun problema moral en explotar al indigena (y siguen haciendolo pagandoles sueldos de hambre) y el irrespeto al medio ambiente (el salvador es el segundo mas deforestado en Latinoamerica en los ultimos 100 años)

La "moral" como se entiende significa para muchos de esos movimientos imponer una especifica religion o movimiento politico lo suficientemente conveniente para mantener su status.

En el salvador el "clasismo" y "racismo" explotacion hacia el pobre y el indigena y el irrespeto a la naturaleza han sido vigentes por cientos de años, que buena moral pudo ser esa ?


Recuerdo Una vez que me entrevistaron para un trabajo en Una de las empresas multinacionales mas grandes del mundo en El Salvador, el Gerente se dio la desfachatez de decirme que solos los "salesianos y maristas eran aceptados alli"{ pues eran los unicos regidos a la "moral" que ellos esperaban?!

El hecho de que us pais este en desarreglo no solo se debe a la "moral" que ciertos grupos quieren ensenhar. No dudo que la ensenhanza de la "moral" siempre hara bien en general.

La moral deberia empezar por darle educacion al pobre, solidificar la clase media y respetar el medio ambiente. Luego de eso tendremos "autoridad moral" para enseñar moral o hablar a los cuatros vientos de moral.
O al menos deberiamos empezar por esos puntos claves.

Ernesto Rivas-Gallont dijo...

Que comentarios más interesantes. Ambos. La discriminación racial que se da o se dio, depende desde donde se habla, llega hasta un debate filosófico, que (si estuviéramos hablando desde los años 40 y 50 en EEUU) podría enunciarse de la siguiente manera: Una persona blanca que discrimina a otra negra, es inmoral? El debate que se sucitaría giraría al rededor de la costumbre que arranca de la esclavitud que Lincoln quiso abolir allá por 1860. El esclavo era "inferior", como lo es hoy día en nuestros países del cuarto mundo, el servicio doméstico, que es lo que más se asemeja a la esclavitud del siglo XIX, aunque en mi casa tengamos servicio doméstico.

Así también, para el general Martínez, los chinos y los negros eran inferiores y (dicen, yo no la he visto) legisló para restringir su inmigración al país. De allí se desprende la costumbre inveterada de discriminar a los asíáticos y negros, igual que a los de origen palestino de los clubes sociales de la élite salvadoreña. Hoy día, los "palestinos" o "árabes", son admitidos, si tienen medios o si son parte o tienen relaciones estrechas con el grupo en el gobierno. Eso se llama hipocresía. No creo que haya socios en esos clubes de origen chino y negro, aunque esta última raza está bastante definida en sectores de la población, algunos de cuyos miembros, cuyas familias son coterráneas por varias generaciones, sean parte de la "sociedad", como se define por allí.

Seguramente quien entrevistó al Dr. Chinchilla para ese trabajo, era ex alumno chaleco (com lo soy yo de mi prmaria) y allí sí impartían clases de "moral y cívica", aunque eso no justifica la discriminación del entrevistador.

Gracias de nuevo por sus comentarios, que ilustran y educan al lector y al autor de estos blogs.