jueves, febrero 22, 2007

¡Buenos días! Hoy es el primer día del resto de mi vida


EL PENSAMIENTO DEL DÍA

“Que ningún hombre escriba mi epitafio; porque ninguna persona que conoce mis motivos se atreve a vindicarlos; que el perjuicio y la ignorancia no los ponga en tela de juicio. Déjennos, a ellos y a mí, reposar en la oscuridad y paz y que mi tumba se conserve sin inscripción alguna, hasta que otros tiempos y otros hombres puedan hacer justicia a mi carácter, cuando mi país ocupe su sitio entre otras naciones de la tierra; entonces y no antes, que se escriba mi epitafio”.

Emmet Robert (1778-1803) Nacionalista irlandés que inspiró el levantamiento fallido de 1803 contra el dominio británico. Fue capturado, juzgado y ahorcado. Se le recuerda como un héroe romántico de causas perdidas irlandesas.



LA ESQUINA DEL RECUERDO DEL JUEVES


TESOROS DE AYER QUE HOY PERDEMOS


El tesoro más valioso que estamos perdiendo en San Salvador es el Centro Histórico, donde trabajé muchos años, primero en el Banco Central de Reserva situado entonces al costado Sur de la manzana donde todavía está el Teatro Nacional, donde estuvieron el Banco de Londres, el Club Internacional, el almacén Goldtree Liebes y París Volcán, venerada tienda, preferida de la “alta sociedad” capitalina, que se ubicaba contiguo al Banco Central, en la esquina Sur Este de la manzana. Enfrente estaba la Joyería Oriani, del bien recordado don Gustavo Oriani, esquina opuesta el Parque Libertad y al costado Oriente, el Portal Sagrera.

Después trabajaría en otra histórica manzana, en el Banco de Comercio, en donde también se ubicaban el Club Salvadoreño, y varios prestigiosos almacenes, El Siglo, Kismet, Schwartz y el Edificio Central.

En la CEPA, situada primero en el Edificio Regalado de la misma manzana y más tarde en la Torre López, en la manzana inmediatamente al Sur. Más tarde, cuando me independicé, mis primeras oficinas estaban en el Edificio Central, donde también estaba el Canal 4 de televisión.

Fueron muchos años que conviví con tantos salvadoreños en el centro de nuestra capital que tanto añoramos. Hoy, congestionado, descuidado, peligroso y sucio, el Centro Histórico de San Salvador es motivo de constante controversia ocasionada por la enorme acumulación de ventas callejeras que impiden el tráfico de vehículos y personas, sin que nadie, hasta la fecha le haya podido encontrar solución alguna.

Aquel centro que fue escenario de la historia del país, destruido en gran parte por los terremotos de 1986 y 2001, su reconstrucción se volvió improbable. Escenario de crueles matanzas durante la guerra, marchas de celebración por la paz y podio de discursos políticos; "el centro", como todos le llamamos, no logrará nunca más hacer gala del esplendor que tuvo antaño.

La Catedral de San Salvador de hoy no es la misma construida en 1888. Un incendio, que se inició en una bodega de películas de celuloide del Teatro Nacional, frente a la Catedral, que presencié en 1952, cuando trabajaba en el Banco Central, consumió en cuestión de pocas horas, la madera original de su construcción. La construcción de la nueva Catedral no fue finalizada hasta 1994.

El Palacio Nacional alojó la Asamblea Legislativa y varios ministerios durante muchos años. Actualmente, además de cucarachas y ratones, guarda el archivo general de la nación. El edificio también resultó severamente dañado por los terremotos de 1986 y de 2001.

El Teatro Nacional es una obra de singular belleza pintado por muralistas italianos y construido en el año de 1911. A lo largo de los años, el gobierno ha invertido mucho dinero en remodelaciones, pero hoy, esta magnífica institución nacional, es casi inaccesible y el área se ha vuelto peligrosa. Al igual que el resto del centro, el teatro también resultó severamente dañado por los terremotos y el gobierno continúa invirtiendo en su restauración, aunque tengamos muy pocas esperanzas de que recupere su brillo de ayer.

Da pena ver hoy nuestro centro histórico, de él solamente el nombre va quedando.




COMENTANDO LA NOTICIA


EL CRIMEN DE LOS DIPUTADOS DEL PARLACEN CONSTERNA A DOS NACIONES

El abominable asesinato de los diputados del Parlacen, D’Aubuisson, González y Pichinte y su motorista-seguridad Ramírez, toma giros que apuntan, sin lugar a dura, que fue perpetrado con alevosía, premeditación y saña. Toda la información recibida hasta ahora coincide en ello y eso condujo a los presidentes Saca y Berger a afirmarlo. El presidente guatemalteco fue más allá y dijo, según el Diario de Hoy, que los perpetradores del hecho habían sido salvadoreños.

Prensa Libre de Guatemala, ofrece cuatro hipótesis que producto de investigaciones preliminares.

Al igual que su presidente, fiscales del Ministerio Público guatemalteco, creen que las víctimas eran perseguidas desde El Salvador, con el objetivo de darles muerte en Guatemala. Eso, además de ser inverosímil, parece tener la intención de echarle la culpa al crimen organizado salvadoreño, lavarse las manos y sugerir que los motivos fueron políticos.

Los investigadores afirman que, todos los años, los diputados de ARENA visitaban la finca Las Conchitas, donde aparecieron los cadáveres, para conmemorar el fallecimiento de Roberto D’aubuisson. En esa propiedad se llevaban a cabo, en la década de 1980, reuniones de este grupo político, según confirmaron fuentes policiales.

Las autoridades también analizan la posibilidad de que las víctimas hayan tenido una cita con alguien en Las Conchitas para “pactar algún negocio”. Los vecinos comentaron que vieron entrar dos vehículos, pero después sólo vieron salir a uno. Al poco tiempo, comenzaron a sentir el olor a quemado. Es natural asumir que en el vehículo que salió se transportaban los sicarios.

Esto último, en mi criterio, descarta la otra hipótesis, que las víctimas fueron secuestradas en la zona 10 de las capitales guatemaltecas y transportadas hasta el sitio del crimen, hipótesis que también circula.

Finalmente, los investigadores, por la forma en que los mataron, no descartan la posibilidad de una venganza del narcotráfico.

Otro diario guatemalteco, Siglo XXI en una nota titulada “Crimen de los diputados apuntan a lo político, por su lado plantea cinco visiones sobre el caso:

“Caso atípico’Durante el conflicto armado interno vimos ese tipo de situaciones. Esto es una cosa muy elaborada, muy estructurada, con mensajes bien definidos’, afirma el ministro de Gobernación, Carlos Vielmann.

Antagonismo’Hay dos partidos antagónicos en El Salvador, y parece que hubo algo en algunas actividades, pero no se puede puntualizar; es una información muy preliminar’, afirma el presidente Óscar Berger.

Intimidación’El mensaje es intimidar a Arena en su lucha por la libertad, e intimidar al Gobierno en su lucha por mantener las libertades, y eso no lo van a conseguir’, declara el mandatario de El Salvador, Antonio Saca. Ajeno a narcos’No es un área vinculada al narcotráfico. No estoy descartando ningún hecho, sólo diciendo que el suceso no llena el perfil de los narcos’, dice Erwin Sperisen, director de la PNC.

Sin seguridad’En la frontera los esperaba un dispositivo de seguridad de aquí. Los agentes fueron liberados a inmediaciones de Vista Hermosa’, refiere Rodrigo Ávila, director de la PNC salvadoreña”.

Creo que lo más peligroso de este deplorable caso, es que se puede politizar, sobre todo si las investigaciones no conducen a resultados concluyentes. Dadas las pasiones políticas que prevalecen en ambos partidos mayoritarios y la animadversión que existe entre ambas, no será remoto que esto se de y eso no puede conducir a nada bueno, sobre todo si no se ofrecen pruebas que lo demuestren sin lugar a dudas, lo cual también es muy improbable.

Los periódicos norteamericanos, en una u otra forma, también están insinuando que el crimen fue político, por tratarse de un hijo del Mayor Roberto D’Aubuisson. A renglón seguido, se refieren, como lo hace The New York Times en su edición de ayer, a las acusaciones contra el fundador de ARENA en el asesinato de Monseñor Romero y por los escuadrones de la muerte. Cita también el periódico la controversia surgida a raíz de la frustrada moción de nombrar al Mayor D’Aubuisson (junto con Napoleón Duarte) hijos meritísimos de El Salvador. The Washington Post hace lo mismo. El Los Angeles Times hace lo propio y además señala la coincidencia que el crimen hubiera ocurrido el día que se conmemoraba el aniversario del fallecimiento del Mayor D’Aubuisson.

La nación entera viste de luto y nosotros los que tenemos contacto con el público, alejados del partidismo político, debemos insistir en que no se politice esta tragedia. Dejemos que las familias vivan su duelo y lloren a sus muertos. Acompañémoslos en su pesar y la mejor muestra de empatía será insistir en que prevalezca la cordura, por encima de las pasiones políticas.


Hasta mañana, si Dios quiere

2 comentarios:

Dr. Chinchilla dijo...

Bueno, he estado un poco retirado del blog por questiones de trabajo, muchas cosas parecen haber pasado los ultimos dias.

Me llama la atención su recuento del "Centro historico" de San Salvador" y me da mucha nostalgia.

Recuerdo muy bien cuando de niño mama me llevaba a vitrinear por todos esos lados y almacenes que usted menciona (y aunque no podiamos comprar mucho, por no decir casi nada) me divertia bastante incluso yendo al parque infantil.

Todo comenzo a cambiar drasticamente a mediados (principios?) de los 70's, es una verdadera lastima que se halla todo perdido.

Por otro lado esta la tesis de muchos que fue un movimiento "natural" al crecer la presion de los personas marginadas que no tenian donde encontrar trabajo lo que genero esto y que naturalmente no se podia detener. Y que los gobiernos de ese entonces no hicieron mucho por detener el "retoño" cuando estaba pequeño ofreciendo verdaderas alternativas para esta gente.(Ahora el retoño es un Gigante !)

No soy experto en estos temas y tal vez alguien mas versado en sociologia , movimientos migratorios etc. en el "blog" podria elaborar mas.

La pregunta mas importante seria como solucionar el drama economico de esta gente que sobrevive alli y a la vez salvar el centro (si es que se puede todavia salvar), Parece que En El salvador se podria ofrecer alternativa a estos miles de personas que sobreviven alli y un dia despues tendriamos otros miles de gente haciendo lo mismo ,y que esto nunca se va poder parar y que es un reflejo de lo que pasa economicamente en nuestra sociedad

Todas las soluciones de "fuerza" han fallado

Bueno otra vez algun experto en esto podria iluminarnos.

Saludos y bendiciones

Jorge dijo...

Saludos don Ernesto.

Bonito recuerdo del centro.. mi padre solía contarme muchas anécdotas de antaño y de muchos lugares como frijolitos Carlota...el Migueleño (que ahora está en la miramonte)..el hotel gran San Salvador, el Ritz..en fin tanto bonito recuerdo.

Que la nación entera está de luto..no creo...los que sienten son los cercanos a estas personas, sus familiares y amigos. Pero este no es el punto de mi comentario porque muchos hemos perdido un ser amado y se siente. El punto es que el fiscal general, Rodrigo Avila y Figueroa (que insisto es lo más inepto que he visto) al fin están trabajando...miren como se mueven y presionan para que la investigación avance. Nunca los he visto tan ocupados.

¿Será que algún día trabajarán así de eficientes ante las 10 personas(ese el promedio)que aparecen asesinadas a diario en diversos puntos del país? (muchas de las víctimas cortadas en pedacitos)...o hasta la muerte tiene tráfico de influencias?

Felíz tarde

Jorge Eduardo López Alvarenga