sábado, febrero 03, 2007

LA COLUMNA DEL DOMINGO

INMIGRACIÓN, UN CALLEJÓN CON POCAS SALIDAS

Actualmente, Estados Unidos admite un millón de residentes permanentes legales al año. Esto equivale agregar anualmente a la nación una ciudad del tamaño del gran San Salvador, lo que pone mucha presión sobre las comunidades en temas como salud, educación e infraestructura.
Ernesto Rivas Gallont


A simple vista, el problema migratorio en Estados Unidos podría esta tomando un camino más prometedor para los inmigrantes, sobre todo por el control del Congreso que hoy tienen los Demócratas.

Eso es a simple vista. Pero el problema es mucho más complejo y si bien, los Demócratas apoyan al presidente en su intención de pasar una reforma migratoria comprensiva, hay seria oposición en el propio partido del presidente, en los medios y en la opinión pública en general.

A pesar de los repetidos esfuerzos de la Casa Blanca, el Congreso no ha podido aprobar, hasta ahora, una reforma migratoria como la propone el Presidente Bush, principalmente porque todo el debate gira alrededor de la aprobación de una amnistía masiva, que muchos la consideran un premio para los inmigrantes ilegales. El anterior Congreso perdió la oportunidad de aprobar una reforma migratoria que sirviera realmente los intereses nacionales.

Migración es tema crítico en la agenda del 110º Congreso recién instalado. La aprobación de una reforma migratoria comprensiva es un proceso complejo, pues no se trata simplemente de una nueva ley, sino de modificar toda la legislación vigente, que toca el punto, a la vez endurecer los mecanismos de control.

Los Demócratas nunca se van a poner de acuerdo con Bush en su política hacia Irak, ni en una variedad de temas; mientras que los Republicanos están mayormente inconformes con la insistencia de su presidente de legislar sobre reformas migratorias, porque, de nuevo, les facilita la vida a los indocumentados.

Con el cambio en el liderazgo del Congreso, el Presidente Bush tiene esperanzas que 2007 sea el año en que, finalmente, logre que su plan de una amnistía condicionada para los trabajadores temporales sea aprobado. Este es el punto más controversial de su agenda.

Aunque en su recién informe sobre el estado de la nación, el presidente aseguró que no se trata de una amnistía, en el fondo sí hay disposiciones que prevén amnistía, luego de cumplir con requerimientos, como pago de impuestos, hablar el idioma, permanencia prolongada en el país, etc. El plan incluye también la aprobación de reformas de fondo que, entre otros, refuerza la seguridad fronteriza, fortalece las medidas para controlar la aplicación de las leyes laborales, crea un programa de trabajadores temporales, resuelve la situación de indocumentados y promueve su asimilación en la sociedad. Todos estos elementos tendrán que ser considerados en conjunto, o ninguno de ellos será resuelto.

Los obstáculos más serios que el presidente confronta son, el prejuicio de la prensa, animosidad hacia él y el resentimiento marcado en las bases de su partido.

El tema migratorio excita pasiones intensas y últimamente los norteamericanos han expuesto esas pasiones. En las calles de grandes ciudades hemos visto demostraciones de apoyo a los inmigrantes indocumentados. En la frontera sur, otros se han organizado para detener la inmigración ilegal. Por todo el país, los ciudadanos tratan de reconciliar esas imágenes contrastantes y en Washington, el presidente cree que ha llegado la hora de implementar su agenda.

En mayo del año pasado, Bush habló ante una reunión conjunta del Congreso para promover su plan de reformas, pero no logró nada, a pesar que la Cámara de Representantes había aprobado (pese a oposición significativa) un proyecto de ley, el Senado no pudo ponerse de acuerdo y su propio proyecto fue derrotado 55 a 40 votos. Sin la aprobación de ambas cámaras una ley no puede ser aprobada, lo que demuestra el desafío que tiene para unir su propio partido en este espinoso problema.

Actualmente, Estados Unidos admite un millón de residentes permanentes legales al año. Esto equivale agregar anualmente a la nación una ciudad del tamaño del gran San Salvador, lo que pone mucha presión sobre las comunidades en temas como salud, educación e infraestructura.

Estos niveles de inmigración no se habían visto antes y no pueden ser soportados por mucho tiempo. El crecimiento se debe, principalmente, al sistema vigente de preferencias para las familias que se encontraban en el país con anterioridad. Se complica, además, por el incremento en las visas de trabajo patrocinadas por empresas nacionales.

Es generalmente aceptado, que un nivel de inmigración sostenible sería de 300,000 personas por año y para reducir el número actual, muchos proponen medidas drásticas migratorias, la eliminación de preferencias familiares para los hermanos adultos e hijas de los que ya se encuentran allá, eliminar la lotería de visas, eliminar el derecho de ciudadanía a los hijos de ilegales que nacen en el país y reformas al sistema de protección y de refugiados para limitar abusos.

La economía de países latinoamericanos no anda bien. Hay mucha pobreza y pocas oportunidades que los nacionales pueden encontrar en sus países. Por esa razón, emigran hacia donde ellos creen que pueden mejorar sus vidas.

Hay muchos inmigrantes que son ejemplares en su conducta y su trabajo, pero, lamentablemente, la atención de los norteamericanos no se fija en ellos, sino en los que se mantienen al margen de la ley.

Tomemos, como ejemplo, el caso de Los Ángeles, donde, según el Los Ángeles Times, la población latinoamericana es muy significativa y crece geométricamente. El 40 por ciento de la ciudad de 10.2 millones de habitantes, reciben su salario en efectivo y no pagan impuestos. El 95 por ciento de las acusaciones por asesinato, son para extranjeros ilegales. Más de los dos tercios de los nacimientos, son de padres ilegales y son pagadas con los impuestos ciudadanos. El FBI dice que la mitad de todas las pandillas son ilegales latinoamericanos.

Según el profesor Donald Huddle, de la Universidad Rice, en Houston, el costo de la inmigración para los contribuyentes norteamericanos es de $70 mil millones anuales.

Muchos ven la amnistía como un incentivo para que los beneficiados traigan a sus familiares a Estados Unidos, incrementando así la inmigración.

El problema es de gran magnitud, y si bien la amnistía sería costosa en términos políticos, el plan, sin ella, no funciona y eso viene a complicar aun más la situación.

San Salvador, Febrero 4, 2007

Hasta mañana, si Dios quiere

7 comentarios:

El-Visitador dijo...

"Estos niveles de inmigración no se habían visto antes"

Esto no es correcto. De acuerdo a la Oficina del Censo de los EEUU, el país tuvo décadas enteras durante las cuales los niveles de inmigración a gringolandia fueron mucho más altos que los actuales.

Por ejemplo, entre 1880 y 1930, vivían más nacidos en el extranjero, en relación a los nacidos en el país, que en 2000.

El censo se toma cada diez años.

Anónimo dijo...

En donde esta la libertad de expresion, gracias pos por cortarme la entrada.

Anónimo dijo...

No voy a entrar en tonteritas, lo mejor es alejarse, no se que paso pero mi post no salio, trate y trate y nada y el otro si, bueno muy buenos dias.

Don Neto Siempre Tiene La Razón dijo...

Y el que no esté de acuerdo con don Neto, es un tarado.

Uncle Sam dijo...

Good Morning Mr. Neto,

Yo hacerle falta you? Tomar vacaciones en Utah, go skiing, recomendar mucho.

After leer esto, yo reiterar que you ser igual que Arenakers:

You celebrate Democrat plan (ser Bush plan: Bush proponer Amnesty)de open immigration for Guanakers, entonces you alentar que Guanakers dejar Guanakerland para venir USA.

At the same time, you quejar que Guanakerland andar mal! Como andar bien, si Guanakers huir de Guanakerland? Guanakerland government no tener que cuidar de Guanakers, just say: "You no like it here? Go to USA!"

Por variar, you no contribuir to any solution.

Hugs,

Your Tio Samuel

Ernesto Rivas-Gallont dijo...

Apareció el tío Samuel, siempre con su negatividad que lo tipifica. Lo hemos extrañado, pero no mucho.

Gustavo Lopez Trigueros dijo...

Apreciable don Ernesto:
Acabo de leer su cometario a mi comentario y creo ha habido una mala interpretación sobre el texto de mi mensaje, pues yo me refiero a lo que dice en esta última oportunidad el BM ( a travez su vocera Sra. Cox), no Ud. don Ernesto, Ud. simplemente transcribe lo dicho por el BM y es en la opinión de éste que yo encuentro la inconsistencia, pues antes era "de efectividad dudosa" y ahora si es sujeto de crédito sólo que la Asamblea no se pone de acuerdo por causa del FMLN lo que permite decir que El Salvador no es serio en su relación con el BM.
Espero que acepte mi aclaración sobre éste tópico .
Con un cordial saludo
Atentamente
Gustavo