domingo, mayo 20, 2007

APRECIACIÓN DE MÚSICA CLÁSICA:
FUNDAMENTOS PARA SU ENSEÑANZA

Roberto Tomás Rivas Gardiner
La Novena de Beethoven, en su tercer movimiento, es un enorme bouquet de flores de todos los colores posibles arregladas en una manera particular, la textura de los violines es de seda roja, y continúa así, de la misma manera: viéndola.



En esta época donde predomina la ciencia y la tecnología, y en este país donde por su corriente parece haber muy poca cabida para ocupaciones contemplativas, ¿cómo razonar un curso donde el alumno es expuesto a la apreciación de la más abstracta de todas las artes creativas, la música? La pregunta se puede contestar oponiéndola a otra, que planteada en otros términos manifiesta la pertinencia de la apreciación de la música, ¿cómo es posible que en un curriculum de humanidades, o para el caso en cualquier curriculum, haya un vacío que omita la integración de una de nuestras capacidades esencial y distinctivamente humana, la experimentación de lo estético, con la formación ética y espiritual del alumno.

Esta contención encierra la antigua idea que la belleza, el bien y la verdad forman parte de una misma unidad, y que ésta a su vez es profundamente formadora de lo humano. Desarticular esta ecuación tomaría un tratado filosófico completo, y aun cuando no es ese el propósito del curso propuesto, es su fundamento. Existe un nivel donde lo estético solo puede ser una representación del bien; en ese momento el individuo sabe que existe un orden, y que lo absorbe, y donde tiene cabida. El individuo que vive y reconoce por si mismo algo bello experimenta de primera mano un conocimiento moral. La experiencia es un causal que lo hace una mejor persona: al enseñar a apreciar la estética en la música estamos formando mejores individuos, enriqueciéndoles sus vidas al señalarles un camino que los lleva a una integración exaltada de la esencia humana.

Muchos pensadores desde la historia antigua han tendido esta idea, expresándola de maneras distintas pero sin dejar de sostener la misma ecuación. En Grecia antigua (en particular Platón y Sócrates) la educación musical era fundamental para todo ciudadano digno de la polis, era indispensable en cualquier “hombre distinguido” precisamente por el contenido moral que le reconocían. Este estaba íntimamente ligado con el orden del Cosmos y con las leyes Pitagoreanas, y por extensión al equilibrio y a la paz interna del individuo, que constituía la gran aspiración de los griegos en su época clásica. Por medio de la música (entre otras actividades) obtenían esa gran virtud que los caracterizaba, la moderación, mediada por un orden interno. Este orden es la única autoridad a la que nos sometemos libremente, es propia, aclara, concentra y unifica nuestra conciencia. En lo personal estoy convencido de ello.

“El ritmo y la harmonía, dice Platón en La República, tienen en grado supremo el poder de penetrar dentro del alma e introducirle lo bello, sometiéndola a su imperio”. De aquí el papel que en Grecia se le atribuía a la música en la educación general, que por cierto Platón llegó hasta a abogar por su estatización. Fue también Platón, la mente más austera y conservadora, quien dijo que el único placer espiritual es la Belleza (los demás placeres siendo claramente carnales).

Respecto a la variable espiritual o divina en la apreciación de la música, no es mi inclinación hacer énfasis en ella desde un punto de vista académico, no por que no crea en su validez sino más bien por creer que es inefable por naturaleza. Si bien alguien logra ver, o mejor dicho vivir la conexión, pues dichoso es. Pensadores como Martín Lutero el reformista, y A. Shcopenhauer el filósofo, entre muchos otros tienen mucho que decir al respecto. También no hay que olvidar que en sus principios mas primitivos la música estuvo exclusivamente relacionada con lo mágico , y que en su desarrollo institucional fue la iglesia, hasta el siglo XVIII que tuvo casi el total dominio sobre su desarrollo y diseminación.

El desarrollo analítico-intelectual y el desarrollo de la capacidad imaginativa son necesarios para apreciar la música. Poder comprender una composición compleja constituida por varios y distintos elementos, hasta siete en una sinfonía, ejecutados simultáneamente, requiere de un agudo esfuerzo mental. Se aprende entonces a analizar una obra musical que como composición en sí es análoga a un texto sobre computación, ingeniería o a una obra literaria. La diferencia es que en la música se une la mente con la emoción, es una combinación que nos exalta. No es poca cosa adquirir la habilidad de sostener mentalmente una experiencia inmaterial, sintetizada e imaginada por un compositor. Se requiere de una concentración sostenida, lo cual es imposible de llevar a cabo sin antes entender el objeto en cuestión. Nos aburre lo que no entendemos, esto concierne sobremanera la música seria. Si los jóvenes buscan emociones fuertes, no es en el Rock que la encontrarán.

Cuando al oír vemos, estamos ejerciendo algo que con poco detenimiento reconocemos como verdaderamente maravilloso: nuestra imaginación. Personalmente, la Novena de Beethoven en su tercer movimiento es un enorme bouquet de flores de todos los colores posibles arregladas en una manera particular, la textura de los violines es de seda roja, y continua así, de la misma manera: viéndola.

Hasta aquí de manera muy somera el valor que la apreciación musical puede tener en la vida interna del alumno. Un valor distinto se encuentra al desarrollar un curso como éste siguiendo el hilo cronológico de la historia occidental. El alumno aprende a relacionar las distintas corrientes musicales con las grandes etapas de nuestra historia. Es una forma auxiliar y discreta para aprender sobre nuestra historia general cuando se relaciona con los distintos niveles de desarrollo material, religioso, económico, social , político y demás que constituyen nuestra historia. Por ejemplo, se hace necesario conocer el sistema político de Louis XIV para entender el nacimiento de la Opera y por qué es lo que es al día de hoy, o el poder de la iglesia Católica para conocer el desarrollo del canto-plano. En breve, preserva y elucida al pasado.

Otro valor, uno mas obvio es la contribución al acervo cultural del individuo. Sobretodo en estos días de profusión de medios de comunicación y de intereses meramente comerciales que desvaluan el potencial estético de la música al convertirla en un bien de consumo mas. Hoy día, un joven tiene muy pocas probabilidades de ser expuesto por medios cotidianos al valor real de la música y menos a sus bondades. La escasa accesibilidad a música clásica se explica por la falta de reconocimiento de su valor. Una universidad existe precisamente por y para eso: para guiar a los jóvenes en el descubrimiento y reconocimiento de lo mejor que el hombre ha creado. Lo mas seguro es que no sepan lo que se están perdiendo.

San Salvador, Octubre de 1999

El autor es mi hijo, quien falleció el 21 de diciembre de 2004. Una versión abreviada de este trabajo fue publicada en LA PRENSA GRÁFICA el 13 de enero de 2005; nunca antes había sido publicado. El trabajo conserva la fecha en que fue originalmente escrito por Roberto Tomás.
Hasta mañana, si Dios quiere.

14 comentarios:

JC dijo...

¡Que bello escrito! Se nota que fue -y sigue siendo sin duda- un exquisito conocedor del tema.

Gracias Don Neto por compartírnoslo.

Juan J. dijo...

Querido Ernesto:
Muy bonito y profundo el articulo de tu hijo, Roberto Tomas. Deberian de reproducirlo en colegios y universidades. Era un gran y elocuente escritor.

Saludos

Anónimo dijo...

Buenos Dias, muy interesante su post Don Ernesto, recuerdo en mis tiempos la sinfonica daba conciertos gratis en el Teatro Nacional, bueno a la hora del concierto solo habiamos quiza 10 o 20 personas, nadie se interesaba por esa clase de musica, mucho menos en las escuelas, tenia un mi piano viejito y ahi estaba todo el tiempo puyando las teclas, pero que diferente fuera que el ministerio de Educacion pusiera Musica como materia obligatoria desde primer grado.
Hace poco en Ottawa vi a un muchacho de Venezuela de 22 abriles conduciendo la Orquesta Sinfonica, fue algo muy bonito ver las nuevas generaciones trabajando con lo clasico (esto no tiene nada Politico, no me gusta mucho la Politica),despues toco un Chinito un concierto para violin y una joven hija de madre salvadorena, papa gringo toco piano, fue una noche increible ver estos muchachos de diferentes partes del mundo tocando sus instrumentos .
Ojala como usted dice se den cuenta de lo bonito que se estan perdiendo. Gracias........

Anónimo dijo...

COMO TU HIJO DEBERIAS DE ESCRIBIR SEMEJANTE HIJUDELAGRAN PUTA MIERDERO!!!

ESCRIBIENDO DE QUIEN AYUDO A LOS COMUNISTAS CUANDO VOS SABES MALDITO COMO LOS GRINGOS MATARON MILES DE NIÑOS Y MUJERES INOCENTES..POR ORDENES DE LOS GRINGOS QUE DABAN MILLONES DE DOLARES AL AÑO PARA MATAR A LOS SALVADOREÑOS.

GRAN CEROTEEEEEEEE

VOS NO VAS A IR AL CIELO VIEJO DE MIERDA!!!!
VERGUENZA TE DEBERIA DE DAR PONER EN LA WEB TUS FOTOS ...

YA TE FALTA POCO PARA MORIRTE VIEJO CEROTE, COMPLICE DE MATANZAS!!!

SEGUI ESCRIBIENDO MIERDAS CEROTE!!!
MIRA COMO TE ADMIRAMOS!!!

MIRA NUESTRO BLOG VIEJO MIERDERO.
Y MIRA LO QUE HACE LA OLIGARQUIA DE ARENA Y LO QUE VOS HICISTE CON LOS MALDITOS PESCADOS QUE TE MANDARON A PASEAR CEROTE!!!

HAYA VAS A ESTAR EN EL INFIERNO CON EL DABUISON !!!

QUE TE VAYA BIEN MALDITO!!!


LOS TROMPUDOS.

santaneca dijo...

Don Ernesto, tenía algún tiempo de no entrar a su blog. Y me encuentro con dos agradables sorpresas.

1.) El cambio de imagen de su blog, que por cierto es sumamente agradable

2.) La nota de este domingo que simplemente es fantástica.

Nuevamente gracias por hacer del ciber espacio un lugar agradable, sano, y culto.

Gracias y espero que notas similares las siga publicando.


santaneca

santaneca dijo...

Lastimosamente he visto el comentario de los señores que se denominan LOS TROMPUDOS.

LLeno de rencor, y odio. Es una tristeza que personas así "enfermas" ( porque sólo alguien enfermo del alma puede hablar así ) no entiendan que la palabra escrita es poderosa.

Me pregunto si habrán visto, leído algo sobre la reciente visita del poeta ruso Yevgueni Yevtushenko, irónicamente invitado por el FMLN, como lo cita el noticiero, sin haberse informado estos señores, que el famoso poeta , nominado al Nobel, es un pionero del "Glasnost" concepto asociado a la Perestroika. Lo simpático de la invitación, es que el poeta Yevtushenko leyó de su libro " ADIOS BANDERA ROJA" versos que decian con clara posición : " NO SOY COMUNISTA".

La completa y ABSOLUTA IGNORANCIA hace hablar de manera soez y vulgar a los "trompudos", quienes sólo denotan su total incompetencia a disentir de manera culta.

Le sugiero Don Ernesto que NO BORRE lo que dicen estos señores porque claramente muestran lo que son.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuedo con la santaneca. Estos bichos ( llamandolos por lo que realmente son...bichos..lacras de la sociedad) solo usan el blog para ofender e insultar. Ya quisiera verlos en un régimen en donde no existiera libertad de expresión !! allí se les quitaría lo "trompudo" que son y el envalentonamiento al hablar en el anonimato. QUE DEN LA CARA COMO HOMBRES....pero NO...no lo harán.Lo más probable es que AMENACEN, VOCIFEREN, INSULTEN,,,porque se esconden como LOS COBARDES !!!

Un amigo de san miguel

Anónimo dijo...

Son gente como "Los Trompudos" que mantienen a Arena en el poder.

La extrema izquierda no es alguien con quien se puede transar, ni tan siquiera razonar.

Como que en este país no hay alternativa a Arena.

patricia dijo...

NETO:

Siempre hay un pelo en la sopa. Las cosas hacen daño si uno permite que le hagan daño. Lo que pasa es que quieran o no leen su blog. Pobres resentidos sociales!
Felicidades, han hecho mella sus escritos y su estoicismo lo leen hasta sanguijuelas.......vealo de otro angulo, "nadie patea a un chucho muerto" Pachy

Leo Solorzano dijo...

Don Ernesto:

Antes que nada, felicitarlo por su columna. La leo desde hace algún tiempo en su blog, y desde mucho antes en La Prensa Gráfica y me parece que es una persona muy honesta y que con sus comentarios y hechos demuestra el amor a su país y su interés por ayudar a que vaya mejorando.

Nunca me había puesto a pensar (ni recuerdo haber leído) de esa manera acerca de la música. Pero reflexionando un poco, coincido plenamente que la música (de la buena) puede ayudarnos a ser mejores personas. Es decir personas que sientan la belleza, la verdad y el bien, como dice el escrito. Hoy mismo he estado escuchando, junto a mis hijos, música Jazz de Duke Ellington.

Respecto a los llamados "trompudos" solamente recomendarles que oigan buena musica, pues es evidente que les resulta necesaria.

Un saludo.

Leo Solórzano

Anónimo dijo...

GUSTAVO LOPEZ TRIGUEROS con un saludo a los participantes del blog.
No lo se, gracias a Dios, pero lo he oído de personas queridas, que la muerte de un hijo es la cosa mas desgarradora que puede sufrir un padre. Ilusiones, sueños, esperanzas truncadas y el revertimiento del orden natural, pues son los hijos quienes enterrarían a sus padres sobreviviéndolos para honrar su memoria.
Imagino que en el caso inverso, el vacío que deja la joven vida extinta, es infinito, sondable solamente con cristiana resignación. Hay una Divina Providencia.
Un hombre que ha sufrido eso, y aún está en pié, merece todo mi respeto.
Atentamente,
Gustavo

Juan J. dijo...

Estoy completamente de acuerdo con La Santaneca y el Anónimo en cuanto a lo que dijeron sobre esa pila de comunistas y resentidos que se autodenominan "Los Trompudos." Ese tipo de reacción -- con la descarada falta de respeto a tí, Ernesto, y a la memoria de tu hijo -- me hace alegrarme una vez mas que el sistema en que creen (y en el que ingénuamente todavía parecen creer) haya colapsado (pero aun no desaparecido del todo) con la caída del Muro de Berlin.
Saludos

Pachy dijo...

Mi querido Neto:

Todas las mañanas, después de orar y hacerme mi "toilette", enciendo mi computadora y entro en su blog.

Hoy me impresioné enormemente al leer el escrito de mi querido primo Roberto Tomás.

LeÍ sus impresiones acerca de la " APRECIACIÓN DE MÚSICA CLÁSICA: Y SUS FUNDAMENTOS PARA SU ENSEÑANZA.

Pocas veces he leído algo tan profundo y tan celestial como este artículo. Tuvo que ser una persona de esas que Dios llama antes de tiempo para que en el cielo le acompañe por ser tan especial.

Por la bibliografía que tenía Roberto Tomás "tío" como le decían su familia, me dí cuenta de su capacidad intelectual, raramente conocida en estos tiempos en los muchachos de su edad, vacios de valores y principios, no digamos analizar una sinfonía de Beethoven que ni un experto en música ha podido plasmar lo que él dice: "La Novena de Beethoven, en su tercer movimiento, es un enorme bouquet de flores de todos los colores posibles arregladas en una manera particular, la textura de los violines es de seda roja, y continúa así, de la misma manera: viéndola." Esto es un poema, y pienso con los ojos cerrados, y con solamente este párrafo he conocido la sensibilidad y bondad de Roberto Tomas, que a pesar de no haber tenido la dicha de platicar con él, se quedan atrás los elogios de todos los que lo quisieron y trataron.

Ha de estar Neto, a pesar de su partida, satisfecho de que los pocos años que compartió "´Tío" con todos nosotros fueron fructíferos, llenos de amor, de alguien que siento los vé desde el cielo enviándoles señales. No era una persona que pertenecía en la tierra, pertenecía a Dios, analizando sinfonías de Mozart, Beethoven y lo siento como el ángel que, con sus enormes alas, los ha protegido todo este tiempo, uniéndo más a la familia y a todos los amigos que tuvieron la dicha de compartir su tiempo con Roberto Tomás.

Todo mi cariño a ustedes y mi admiración para "tío".

JC dijo...

A los "trolls" (así se le llama a quien perjudica el sano debate de un blog) sólo se le combate IGNORANDOLO.

Exhorto a los estimados comentaristas de Don Neto a no comentarlos (por mucho que creamos lo "merezcan") y a continuar como si nada.

He aquí un link que lo explica:

http://miarroba.com/foros/ver.php?foroid=1074709&temaid=5974858

Y, Don Neto, si puede, borre sus comentarios.