sábado, septiembre 16, 2006

LA COLUMNA SEMANAL

¿SOMOS INDEPENDIENTES?

Ernesto Rivas Gallont

La independencia también afectó las masas indígenas, aunque las
prerrogativas de las comunidades se mantuvieron durante bastante tiempo, por
lo menos hasta cuando Centroamérica sucumbió ante el imperialismo económico
norteamericano

A propósito de las celebraciones el viernes pasado, en conmemoración de nuestra independencia, vale la pena preguntarnos: ¿Somos en realidad independientes?

Lo que se inició el 15 de septiembre de 1821 fue un período borrascoso y político-económicamente regresivo. Un período colmado de guerras y violencia destacado por la repetida disolución de la federación de repúblicas centroamericanas, que de existir hoy, sería un país próspero, geográficamente del tamaño de California y con una población igual a la de ese Estado norteamericano.

¿Qué podríamos esperar de los independentistas, cuando dando la espalda a los pueblos de la región dicen en el Acta de Independencia: “(. . .) Que siendo la Independencia del Gobierno Español, la voluntad general del pueblo de Guatemala, y sin perjuicio de lo que determine sobre ella el Congreso que debe formarse, el Sr. Jefe Político la mande a publicar para prevenir las consecuencias que serían temibles en el caso de que la proclamase de hecho el mismo pueblo?”


“Que serían terribles en el caso de que la proclamase de hecho el mismo pueblo”; escalofriante sentencia que instituye un legado de dictaduras y prepotencia que nos mantuvieron subyugados hasta hace poco tiempo. Los Martínez, los Ubicos, los Somozas, los Carías, hacen de Centroamérica, o más bien de los diminutos países que la forman, verdaderas colonias del imperialismo político y económico.

Separados de España y del extinto Imperio Mexicano, nuestro José Matías Delgado y otros visionarios estadistas de entonces, crean el 1 de julio de 1823 las “Provincias Unidas del Centro de América”. Sin embargo guerras fratricidas, caprichos presidenciales y golpes de estado, destruyen repetidamente los sueños integracionistas. Braulio Carrillo Colina presidente de Costa Rica, es cómplice del dictador guatemalteco José Rafael Carrera (Racacarraca) en la disolución de la Federación Centroamericana en 1840. Más tarde, el 14 de noviembre de 1898, le tocaría a nuestro General Tomás Regalado prevenir el surgimiento de los “Estados Unidos de Centro América”, al derrocar, en un sonado golpe de estado, al presidente General Rafael Antonio Gutiérrez el mismo día en que El Salvador se arriaría la antigua bandera y se izaría la de la Federación.

La independencia también afectó las masas indígenas, aunque las prerrogativas de las comunidades se mantuvieron durante bastante tiempo, por lo menos hasta cuando Centroamérica sucumbió ante el imperialismo económico norteamericano que hace de los países productores de bananos, llevándose de encuentro a El Salvador, verdaderas colonias, a grado de acuñar el término peyorativo de “Banana Republics”, sinónimo de subdesarrollo e insignificancia. Y es Estados Unidos, quien nos impone las dictaduras ignominiosas que hicieron de la región un verdadero “feudo de caza” de las grandes corporaciones bananeras y de los aprovechados políticos de la región. “He may be a son-of-a-bitch, but he’s our son-of-a-bitch”, dijo el presidente Franklin Delano Roosevelt, refiriéndose a Anastasio Somoza, padre.

Pero que Estados Unidos controle nuestro pasado, presente y futuro, no nos debe extrañar. Por voluntad propia, quisimos ser dependencia norteamericana, cuando en septiembre de 1823, a los dos años escasos de haber firmado el acta de independencia, una delegación salvadoreña encabezada por el Coronel Manuel José Arce, acompañado por don Juan Manuel Rodríguez, el Teniente Coronel Rafael Castillo, y el Teniente Cayetano Bodoya, (en el mar habla muerto don Manuel Zelago) viajó a los Estados Unidos, comisionada para gestionar la admisión de la Provincia de El Salvador, como Estado de la Federación de los Estados Unidos de Norte América.

A pesar del intento frustrado, continuamos sintiéndonos muy próximos a Estados Unidos. De hecho, nuestra bandera fue muy semejante a la norteamericana, con todo barras y estrellas desde mayo de 1865 a mayo de 1912, con un breve paréntesis en 1898, cuando la bandera se asemejaba mucho a la actual. ¿Y cómo se llamaba nuestra casa presidencial? Que otra cosa si no, “Casa Blanca”.

Depredadas las arcas nacionales, en El Salvador nos vimos obligados a pignorar nuestros ingresos aduaneros para garantizar un empréstito que más tarde llevaría al dictador salvadoreño Maximiliano Hernández Martínez a colocar un epígrafe muy visible en el Salón Azul de la Asamblea Legislativa en el antiguo Palacio Nacional, el cual simplemente leía “No más empréstitos”, tal era la vergüenza por la que el país había pasado.

Mucho más tarde, cuando la seguridad nacional llega a ser la piedra fundamental de la política exterior de los Estados Unidos, la gran nación del norte, rasgándose las vestiduras, da a los países de la región las armas morales (y físicas) para deshacerse del poder subyugador de las dictaduras.

Hoy, talvez por circunstancias muy distintas, El Salvador es más dependiente que nunca. Nuestra economía devastada por una guerra fraticida, dos terremotos, el desplome de los precios del café y el azúcar; la desaparición del cultivo del algodón, la depredación de las cosechas del mar, que, la corrupción y los excesos en el gasto estatal, nos obligan a depender (¿por cuánto tiempo?) de las remesas familiares, de las maquilas y de la inversión pública sostenida por la ayuda en forma de empréstitos y donativos que buenamente recibimos de países amigos.

La esperanza que nos nutre es que la necesidad de comerciar libremente con los Estados Unidos, y la presión que de ello se origina, resulten en una nueva federación centroamericana, por lo menos económica, lo cual ya sería un buen principio.

6 comentarios:

Raul Armando Interiano dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Raul Armando Interiano dijo...

Don Ernesto,

No somos independientes, por la misma razón que no somos prósperos – tenemos un cociente intelectual nacional demasiado bajo para establecer y tomar un rumbo verdaderamente independiente y próspero.

En un comentario a una publicación suya reciente, me quejé de que en pleno siglo 21, tenemos economía de siglo 19. Esto no es imposición gringa. Los americanos pelearon su guerra civil por deshacerse de ese tipo de economía. No la iban a exportar. Nuestra condición es imposición del poder criollo, y de nuestra carencia de lideres que velen por la superación de las masas.

Sólo la superación de las masas nos traerá independencia. Sin ver muy lejos, tenemos a Costa Rica - un pueblo por demás culto, en comparación con el resto de Centroamérica. Ni ejército tienen. Tuvieron líderes que promovieron la educación de su pueblo. Nosotros no.

Y lo peor del caso, es que en El Salvador, no sólo las masas son ignorantes. Cuando los campesinos en 1930 demandaron más prestaciones (con toda justicia), cuánto cerebro se requirió para ordenar que se masacraran a esos pobres? Cualquier ignorante puede halar un gatillo para solucionar su problema - distinto hubiera sido tener la cabeza para negociar con ellos. La sindicalización es un fenómeno que ha ocurrido en todo el mundo - sólo en El Salvador se elimina a balazos.

No en balde la guerrilla se llamo Farabundo Martí - el líder de ese malhadado sindicato que el "gran" General Martínez masacró.

Lamentablemente, a partir de 1945, el mundo se dividió en Anti-comunista y en Comunista. Y el poder criollo justifico todo su accionar con el Anticomunismo.

Pero eso lo hicieron Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. No así México, ni Costa Rica. Ni Cuba.

Lo cual subraya mi diferencia con usted – nuestro estatus de “Banana Republic” es condición propia, autoinfligida; es por imposición propia, no de USA. Los gringos nos dieron el nombre, nosotros nos hicimos acreedores a él.

En este artículo, usted le tira duro a los gringos, y les echa la culpa de todos nuestros males.

Fue por orden gringa que Perla se fuera con millones del erario nacional? Cuántos como él se han compuesto, a costillas del pueblo, que ni agua tiene? Cuántas escuelas y recursos nos ha costado tanto hurto por tanta “gente bien”?

¿Es esto Imperialismo Norteamericano, o estupidez intrínseca nuestra?

Otra muestra de la estupidez criolla generalizada es que la oposición a este gobierno quiere volverse dependiente de Cuba, por ejemplo, que mantiene a su población entre las más pobres del mundo. Somos tan brutos que queremos depender de alguien, no importa quien, en vez de ser autosuficientes. Por eso este gobierno de Arena se ha caracterizado por ser un gobierno mendigo “Ayudenos, por favor, por favorcito, patrón”. Y eso que supuestamente es el partido con la “instrucción notoria”. Da pena.

Resumiendo – falta de independencia equivale a una falta de sesos, a nivel nacional.

Si queremos independencia, ah, y de paso, bajar la violencia, acelerar la economía, depurar el medio ambiente, en fin, curarnos de nuestros males, hagamos de nuestra meta educar a toda mente salvadoreña, para que colectivamente dejemos de ser tan pendejos.

Dr. Rigoberto Chinchilla dijo...

Estimado Armando:

Yo creo que asumir la actitud de que los problemas de independencia son solo de nosotros o solo de los Gringos no nos llevara a nada.

Estoy completamente de acuerdo contigo en el sentido de que hemos tenido "lideres" a traves de nuestro ultimos 150 anhos que han tomado decisiones que una "vaca" hubiera hecho mejor.

Sin Embargo los Norteamericanos han estado involucrados demasiado en nuestros negocios ( con o SIN nuestra voluntad) de acuerdo en sus intereses geopoliticos.

Creo que la respuesta no esta en ver las cosas en " blanco y Negro". En otras palabras la question seria

Que tanto porcentage de culpa tenemos nosotros y que tanto porcentage de culpa le hechamos a los norteamericanos ? Esos numeros son dificiles de poner 50% y 50 % ?

40% y 60 % quien sabe????

pero lo cierto que hay culpa de ambos lados.

Una de las razones realmente por la que me vine a USA es que no veo liderazgos nacionales (Ni de arena ni del FMLN ni de nadie) que esten basados en soluciones estables , aposten a la educacion y que sean a largo plazo.

Creo que la situacionbes politicas, geopoliticas y educacionales de nuestros "lideres" y los intereses norteamericanos han hecho un perfecto "mixing" ( Dios los crea y ellos se Juntan !) para tenernos dependientes por muchos anhos mas!


Rigo

Raul Armando Interiano dijo...

Distinguido Rigo:

Eso de echarle culpa a otros por decisiones que han sido netamente criollas, es faltarnos a nosotros mismos, y no creo que es el objetivo de este blog pintar sobre maderos carcomidos. El objetivo es identificar los maderos carcomidos, y componerlos.
Si bien nosotros y Mexico caemos dentro de la esfera norteamericana (gracias a Dios, porque nuestra economia es tremendamente dependiente del hermano lejano)que no solo absorbio a nuestros hermanos lejanos, sino absorbe a los de todo mundo, y por ende, constituye un ejemplo visible de como sacar adelante una economia, Mexico es altamente independiente y tradicionalmente ha sido contrincante de USA (ayudo a la Alemania Nazi, alojo a Leon Trotsky, establecio y mantuvo relaciones con Cuba comunista, etc.)desafiando los deseos gringos. Costa Rica ha sido tan independiente de la esfera norteamericana, que hasta alojo a Robert Vesco en contra de los deseos gringos. Y Cuba, a 90 millas de Florida, pues siguen en su desafio a los gringos, desde los 1950s.
Mi punto es: la influencia gringa no se superimpone a decisiones criollas. Por ende, nuestra voluntad predomina, y es el ejercicio de nuestra voluntad criolla lo unico que nos debe importar.
Este gobierno de Arena hizo gran alaraca de firmar un Tratado de Libre Comercio con USA, y lo fue a celebrar a la gran fabrica de pupusas, que es simbolico del estado intelectual de nuestro pais. La sumatoria de nuestra educacion nacional es nuestra habilidad de exportar pupusas!
Necesito decir mas?
Una nacion incapaz de producir mas que pupusas, va a ser pisoteada por todo mundo.
Nuestro flamante Ministro de Relaciones Exteriores fue a mendigar gas natural del Peru (cuanto costo ese viaje?), solo para que lo sentaran y lo educaran acerca de que el pais necesita infraestructura para recibir, regasificar y mover el gas natural que Peru con gusto nos venderia a precio de mercado (nada de lo cual tenemos). Si no, de nada sirve que nos den gas natural, aunque fuera regalado. Que ahuev.... digo, bochorno.
La falta de instruccion notoria de nuestros funcionarios no es culpa de los gringos. Es culpa nuestra.

Si queremos alianzas con todo el mundo, para no depender de nadie, implementemos un plan educativo de emergencia nacional, para darle educacion acelerada a todo mundo (hasta ancianos), para que logremos exportar mas que pupusas.

En lo que estoy de acuerdo con usted, es que no hay liderazgo en ningun partido politico como para sacar al pais del rigor mortis en vida que lo atrapa.

Dr. Chinchilla dijo...

Estimado Armando:

Un pequenho ejemplo en el cual la decision criolla se deja dominar por la decision de USA.

Ser parte de la coalicion en IRAK !
(este solo es UN ejemplo de muchos)

Por que no podemos dejar de ser parte de la coalicion en IRAK?

Por que de verdad nos importa IRAK ?

Por que estamos convencidos que SADAM nos iba a atacar ?


NO! Por que nuestra economia depende mucho de tener contento a USA. Que pasaria si de repente nos mandan un milloncito de compatriotas de regreso ? (NO al TPS ??)

Esta y MUCHAS otras son ejemplos de decisiones NO independientes.
Que no tienen mucho que ver con convicciones criollas.

Muchas veces la independencia viene cuando uno esta dispuesto a aguantar "hambre" con el objectivo de ser libre !

Solo un pequenho comentario

Raul Armando Interiano dijo...

Estimado Rigo,

Gracias por su amable comentario. Junto con El Salvador, las siguientes naciones latinas enviaron tropa a Iraq:


http://www.pwhce.org/willing.html
South and Central America:
El Salvador
Colombia
Nicaragua
Costa Rica
Dominican Republic
Honduras

Si es cierto que USA forzo a El Salvador a tener presencia en Iraq, es tambien igualmente cierto que El Salvador pudo haberlas retirado cuando retiraron sus tropas los otros paises latinos.

Nos quedamos alla por voluntad criolla, sospecho que para obtener favores de USA, de no repatriar a todos los hermanos lejanos.

Ese batalloncito vale oro, y podriamos sacarle a USA mas favores, como el financiamiento de un sistema de gas natural, para librarons del yugo del petroleo, pero que no tenemos el cacumen para hacerlo.

Pero sobre todo, carecemos de lideres. Los que quieren ser presidentes, deben serlo para guiar al pueblo a un futuro prospero, no para ser chuchito faldero de los potentados criollos.